Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 18 de mayo de 2024
  • Actualizado 22:12

Un resquicio de paz ante el alud de crisis globales que arriesga el futuro del planeta

Un resquicio de paz ante el alud de crisis globales que arriesga el futuro del planeta

Los agoreros gritos de alarma de altos funcionarios de organismos internacionales, aunque estremecedores, se están quedando cortos ante una incontrolable amenaza que compromete la habitabilidad de la Tierra.

El creciente calor, los incendios en vastas regiones, la sequía, el deshielo de los glaciares y de ambos polos, tormentas, devastadoras inundaciones y terremotos se agregan a las confrontaciones bélicas, especialmente la que libran Ucrania y Rusia, importantes proveedores de cereales y combustibles, y sus secuelas económicas y sociales son parte de esa amenaza global.

Y hay más. Es posible que se produzca “una ola de hambre y miseria sin precedentes” con el riesgo de “sembrar un caos social y económico” ha señalado el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, durante la presentación del segundo informe del Grupo de Respuesta a la Crisis Mundial, el pasado junio en Nueva York.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, considera que las perspectivas en el mediano plazo “son extraordinariamente inciertas, mucho más de lo acostumbrado”, y al aludir la ausencia de iniciativas para garantizar la seguridad alimentaria afirmó que “la alternativa es funesta: más hambre, más pobreza y más disturbios sociales, sobre todo en los países que llevan muchos años luchando por escapar a la fragilidad y al conflicto”.

La gerente del FMI afirmó, en abril pasado, que el mundo vive un momento crucial pues afronta “una crisis tras otra” y citó: “primero, la pandemia que trastocó la vida y las economías, segundo, la invasión rusa a Ucrania, que repercute en todo el mundo; y, tercero, el apremiante sufrimiento humano de millones once millones de personas desplazadas por la guerra.

Guterres ya había mencionado la desastrosa situación mundial al inaugurar el 76 periodo de sesiones de la Asamblea General de 2021. Dijo entonces que “la humanidad se enfrenta a la mayor cascada de crisis de nuestra vida”, en medio de la desconfianza y el desánimo.

El otro lado de la moneda. En este conflictivo contexto mundial, alrededor de 20 millones de personas de 239 países y 500 idiomas participan en la convención mundial virtual “Busquen la paz” organizada por los Testigos de Jehová, que se difunde por plataformas de Internet durante este mes de julio y culminará la segunda quincena de agosto.

El programa de la Convención anual 2022, que antes de la pandemia se desarrollaba en reuniones presenciales de tres días en los más grandes escenarios del mundo, enfoca el tema de la paz, entendida no solo como ausencia de guerras y conflictos armados sino también como actitudes personales para enfrentar problemas del diario vivir. Mediante una serie de discursos, videos y experiencias se enfoca cómo lograr la paz interior, la paz consigo mismo, considerándola como un paso hacia la paz con la familia y con el entorno humano.

El aspecto destacado de la Convención “Busquen la Paz” es el papel del Creador, Jehová Dios, no solamente en el logro de una paz universal duradera, sino también en el establecimiento de condiciones ideales para la humanidad que busca a Dios, según informó el portavoz de los testigos de Jehová en Cochabamba, Javier Quino.

Debido a las restricciones impuestas por las autoridades a fin de controlar la epidemia del COVID 19, los organizadores de las tres últimas convenciones anuales han optado por difundirlas mediante la página oficial de los Testigos de Jehová (jw.org) y por otras plataformas de Internet.

En consideración al alto valor asignado a la vida, los responsables de las 119.297 congregaciones dispusieron, a comienzos de 2020, el cierre de los Salones del Reino, la suspensión de la predicación de casa en casa, rasgo sobresaliente de los Testigos de Jehová, y, durante el confinamiento de más de dos años, los testigos se dedicaron a escribir cartas y a llamar por teléfono para consolar a los afligidos y recordarles la esperanza que Dios promete en su Palabra, la Biblia.

Desde el primer día de abril se han reanudado las reuniones presenciales en los Salones del Reino en casi todo el mundo, bajo estrictas normas de bioseguridad, y desde mediados de junio los testigos retornaron a las calles con sus expositores y la predicación en parques y centros comerciales.

FORO

Mabel Azcui

Periodista

[email protected]