Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 24 de febrero de 2021
  • Actualizado 13:35

Hagamos algo: conversemos

Hagamos algo: conversemos

En tiempos de crisis o tiempos difíciles es muy común y normal que hagamos énfasis en nuestras acciones y su urgencia. La necesidad de resolver cosas y situaciones nos llevan a pensar que el mantenernos ocupados es lo primordial; sin embargo, hay momentos en los que no necesariamente las soluciones pasan por nuestra capacidad de actuar rápido y con pertinencia. 

Existen momentos en los que lo importante pasa por la conversación, por esa idea que tenemos de perder el tiempo hablando sin llegar, aparentemente a nada. Esos momentos generan dos procesos importantes: por un lado, la posibilidad de repensarnos, es decir, alimentar nuestra creatividad al compartir ideas con otros; el otro proceso tiene que ver con estrechar lazos, conocernos e intercambiar visiones de vida en la construcción de algo común. 

El intercambio de palabras conlleva un intercambio de sentidos, de formas de ver la vida, de posibilidades de entrar y dejar entrar a otros en nuestras vidas. Estos procesos tejen nuestras redes de apoyo, nuestras redes solidarias, nuestra empatía y, finalmente, nuestra capacidad de preocuparnos y comprometernos con la vida de los temas, construir comunidad. 

El acto de expresar nuestras ideas nos hace ordenarlas para que, en primera instancia, tengan sentido para nosotros mismos. Este proceso estructura nuestro pensamiento que luego es compartido y genera una respuesta que nos permite reafirmarlo, repensarlo, reconstruirlo o, finalmente, darle un nuevo sentido. De este proceso surgen ideas frente a las situaciones difíciles, que son las semillas de soluciones nuevas o, por lo menos, de nuevas miradas a las dificultades. 

En tiempos en los que parece que las soluciones colectivas y las posibilidades de compromisos por el bien común se hacen difíciles, conversar es importante y urgente, darnos tiempo para construir sentidos compartidos, espacios de encuentro que tengan el objetivo de actuar y resolver las cosas. Simplemente conversar es necesario para conocernos, para encontrarnos, para hacernos comunidad. Difícil en tiempos en los que los lugares de encuentro parecen estar cerrados, pero las necesidades de conversación nos harán encontrar otros y nuevos espacios para intercambiar palabras, sentires y pensamientos. Finalmente, el gran recurso que los seres humanos tenemos para trasformar nuestra realidad es la capacidad de nombrar las cosas y conversar para ponernos de acuerdo. Que no se nos olvide. 

CONSTRUIR COMUNIDAD

LUIS CAMILO KUNSTEK S.

Director de Comunicación Social - Coordinador 

Centro de Investigaciones en Ciencias Sociales UCB  

[email protected]