Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 18 de junio de 2024
  • Actualizado 09:05

Inclusión, un compromiso colectivo

Inclusión, un compromiso colectivo

Los seres humanos suelen olvidar la importancia de replantear su perspectiva y prestar atención a los detalles de la sociedad. Estos detalles nos invitan a reflexionar sobre la empatía y el agradecimiento por nuestras oportunidades. 

Me llevó a cuestionarme sobre la finalidad de un comunicador social, ¿por qué no aprender Lengua de Señas Boliviana para facilitar información a las personas con discapacidad auditiva? Lo cual me incentivó a comenzar a aprender LSB.

El sistema educativo en la actualidad enfrenta desafíos en cuanto a la inclusión de personas con discapacidad. Las demandas para satisfacer las necesidades educativas especiales son cada vez mayores para el desarrollo de habilidades sociales y personales. Un informe del 2020, evaluó la inclusión de personas con discapacidad en 13 universidades de Bolivia. Algunas carecen de requisitos específicos y muestran falta de interés. Otras han implementado medidas, pero enfrentan obstáculos de accesibilidad.

En este contexto, desarrollé mi proyecto de grado titulado: propuesta para promover la inclusión de las personas con discapacidad auditiva mediante el conocimiento de la Lengua de Señas Boliviana (LSB), por parte de la comunidad universitaria UCB sede Cochabamba. La UCB cuenta con la resolución rectoral, documento que sirvió de guía para el desarrollo de la propuesta del proyecto. 

Es fundamental capacitar a los docentes en LSB y proporcionar recursos para una educación inclusiva de calidad. Además, la colaboración activa entre estudiantes y departamentos administrativos, es esencial para abordar las necesidades de los estudiantes y promover soluciones integrales y sostenibles. El acceso a recursos, la difusión de información son clave en la inclusión educativa, para generar empatía y respeto hacia las personas con discapacidad, en línea con la formación por competencias de la UCB sede Cochabamba.

En conclusión, como mencionaba Howard Hendricks, la enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón. La inclusión educativa es un derecho fundamental que no puede ser ignorado. Ser parte de este proceso y ser consciente de cómo podemos ayudar, es esencial para contribuir el desarrollo de habilidades y oportunidades.

CONSTRUIR COMUNIDAD

LIGIA CONTRERAS BALANZA

Licenciada en Comunicación Social

[email protected]