Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 07 de mayo de 2021
  • Actualizado 09:05

El voto fundamentalista

El voto fundamentalista

El fundamentalismo religioso es una seria amenaza para la democracia y para los derechos humanos. Esta es la conclusión de la Relatoría Especial de Derechos Culturales de la ONU en la Asamblea General de 2017.

El voto fundamentalista impidió los acuerdos de paz en Colombia. Es el soporte social de líderes autoritarios como Trump y Bolsonaro. Este voto legitima gobiernos conservadores que cercenan derechos conquistados con mucho esfuerzo. Sobre todo, derechos de mujeres, de diversidades sexuales, de indígenas y medio ambientales.

Bolivia no es la excepción. En estas elecciones el voto religioso fundamentalista se canaliza principalmente a través de Fernando Camacho y de Chi Hyun Chung. Ambos candidatos incluyen en sus listas a líderes católicos y evangélicos ultra conservadores. Se oponen a la educación sexual integral, a la despenalización del aborto, a los matrimonios homoafectivos y a la adopción de niños por parejas del mismo sexo. Enarbolan la defensa de la vida desde la concepción y de la “familia natural”. El clásico cóctel de slogans y demandas del fundamentalismo religioso.

En una elección que se definirá por 2% o 3%, el voto fundamentalista es muy importante. No solo porque este voto puede incidir en la fragmentación o no del bloque antimasista; sino, sobre todo, porque influirá en la composición de la Asamblea Legislativa Plurinacional. De hecho, ya lo está haciendo. Por eso, durante la aprobación de la Ley de Identidad de Género el 2016, se conformó el Grupo de Parlamentarios Pro Vida y Pro Familia.

Como ya sucedió en otros países de América Latina, estas “bancadas religiosas fundamentalistas” son el vehículo para iniciativas que pretenden retroceder la historia y devolver a nuestros países a la Edad Media.

¿Qué hacer frente a esta amenaza? Se necesita incluir en el debate electoral los derechos sexuales y los derechos reproductivos, junto con el Estado Laico como garantía para una democracia plural. Solo un debate abierto, participativo y sin restricciones podrá conjurar el peligro del voto fundamentalista.

Curiosamente, son estos temas los grandes ausentes en los programas de gobierno y en la actual campaña electoral. Esta ausencia puede costarnos a mediano plazo nuestra libertad y nuestra democracia.

JULIO CÓRDOVA V.

Sociólogo

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad