Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 07 de mayo de 2021
  • Actualizado 10:13

Aborto: una batalla global

Aborto: una batalla global

¿Qué tienen en común países tan disímiles como Chile, Taiwán, Honduras, Argentina, Polonia y EEUU? Que en todos ellos se produce en estos días una feroz batalla por la despenalización del aborto. En algunos países se enduren las políticas punitivas. En otros avanza la postura despenalizadora. Las sociedades se polarizan en torno a este conflicto. Del lado criminalizador generalmente están los fundamentalismos religiosos, las organizaciones conservadoras, partidos políticos de la derecha clásica y de la extrema derecha “alternativa”. Por la legalización, están los feminismos, las organizaciones progresistas, y varios partidos políticos liberales y de izquierda.

Bolivia es la excepción. En años recientes, algunas asambleístas del MAS, con el apoyo de parlamentarias liberales de oposición, intentaron despenalizar el aborto (2012-2013), o ampliar las causales de aborto impune (2017-2018). Si bien estos intentos no tuvieron éxito, colocaron esta problemática en el centro del debate nacional. 

El 2014, el Tribunal Constitucional simplificó los procedimientos para acceder a abortos impunes contemplados por ley. Aunque, como lo demuestra la Defensoría del Pueblo en su informe del 2020, estos avances no se aplican en la práctica. Algunas líderes de “las bartolinas”, como Sonia Condori de Tarija, junto con representantes de organizaciones progresistas, ya han mencionado la necesidad de retomar el debate de la despenalización del aborto durante este año.

En respuesta al intento de despenalizar el aborto el 2013, se formó la Plataforma Boliviana por la Vida y la Familia y el Grupo de Parlamentarios pro Vida. Estos y otros grupos conservadores, ahora representados por Creemos en la Asamblea Plurinacional, no solo frenan cualquier avance en despenalizar el aborto; sino también entorpecen los cambios legales a favor de la comunidad LGBT.

Si bien algunas encuestas afirman que más del 65% de la población se opone a la despenalización del aborto, se constata que más del 70% está a favor del aborto impune en determinados casos (salud de la madre, violación), y que más del 53% se opone a “encarcelar a mujeres” por someterse a un aborto. En este contexto, la lucha global por el aborto tendrá, en los próximos meses, un nuevo capítulo en Bolivia.

UN POCO DE SAL

JULIO CÓRDOVA VILLAZÓN

Sociólogo

[email protected])

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad