Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 16 de junio de 2024
  • Actualizado 18:05

Combinaciones peligrosas

Combinaciones peligrosas

Existen conductas que, aisladas ya son nocivas, pero unidas a otras, resultan letales para la humanidad, la familia y la sociedad. Nos referimos a la ignorancia, la prepotencia y la soberbia de la que hacen gala muchas personas, especialmente cuando alcanzan a tener poder y lo exhiben  sueltos de cuerpo, desafiando a quien se atreva a poner en duda su imaginaria sapiencia. Con mucha razón alguien dijo “cuando mezclas ignorancia con soberbia obtienes una buena dosis de mediocridad”.

El mundo está plagado de sujetos mediocres que ostentan poder político obtenido por las armas o sobre la base de falaces ofertas de bienestar, seguridad, transparencia de sus actos y respeto a las instituciones democráticas y derechos de los/as ciudadanos/as, y que llegado el momento, sacan lo peor de sí y someten a la gente que confió en ellos a inimaginables penurias.

Entre los muchos ejemplos tenemos al Primer Ministro de Israel que, olvidando el doloroso pasado de su pueblo, hoy emula las formas de uso del poder de un ser abyecto como fue Adolf Hitler, un ser que cargado de odio y desprecio contra seres humanos que consideraba inferiores e indignos de vivir, aniquiló a millones de judíos. Como hizo el verdugo de su pueblo, hoy la autoridad israelí hace oídos sordos a los pedidos de la comunidad internacional para que haga un de alto al genocidio de inocentes en el Valle de Gaza como respuesta irracional a la acción de criminales terroristas; que deje de asesinar a voluntarios de organizaciones humanitarias y, suspenda las  provocaciones a sus vecinos mediante ataques con misiles como al consulado de Irán en Siria que segó vidas.

Otro ejemplo es el brutal allanamiento de la embajada de México en Ecuador dispuesta por el presidente Noboa que quiso demostrar con esa desafortunada e ilegal acción que el poder le permite todo, incluso pasar y pisar por normas internacionales de diplomacia; provocando así el repudio de la mayoría de los países del mundo y la vergüenza para el pueblo ecuatoriano por tener como presidente a un hijito de papa ignorante y soberbio.

Los/as bolivianos/as tampoco nos libramos de la vergüenza de tener autoridades que actúan de acuerdo al fluir de sus hormonas y guiados por su ignorancia como aquellos que ordenan asesinar, torturar, encarcelar ilegalmente y sin contemplación a quien identifican como una amenaza para el disfrute de su poder. Sin embargo, llegado el momento de rendir cuentas, se victimizan y con mucha soberbia dicen que no acudirán al llamado de la justicia.

Soberbia, prepotencia e ignorancia peligrosa combinación.

DE FRENTE

JULIETA MONTAÑO S.

Abogada, feminista, defensora de DDHH

julietamontañ[email protected]