Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 05 de junio de 2020
  • Actualizado 09:41

Principios de banca responsable y clima

Principios de banca responsable y clima

Estas últimas semanas hemos sido testigos de varias manifestaciones naturales y de la sociedad sobre el cambio climático. En efecto, los medios de prensa y las redes sociales nos bombardearon con noticias diversas acerca del incendio forestal en la Amazonía y las acciones diversas que países, instituciones y personas estamos dispuestos a hacer para cuidar nuestro hábitat, la región y nuestro planeta.

Coincidentemente, mientras se quemaban los 4 millones de hectáreas en la Chiquitanía, el 20 de septiembre, millones de jóvenes se manifestaban en más de 5.000 eventos repartidos en 156 países, pidiendo a los gobernantes que “dejen de quemar su futuro” y que “no existe un planeta B”. La líder de este movimiento, Greta Thunberg, en la Cumbre del Clima en las Naciones Unidas desafió y acusó a los líderes mundiales de “omisión y traición frente al cambio climático”. Al mismo tiempo, en la misma sede de Naciones Unidas, 31 entidades financieras acordaban el hito más ambicioso del sector bancario respecto al cambio climático, con la suscripción de un compromiso para generar un impacto positivo sobre el medioambiente como uno de los desafíos más urgentes y globales a los que se enfrenta la sociedad. Mas antes, 130 entidades bancarias habían ya suscrito los seis principios de banca responsable para responder, impulsar y favorecer el desarrollo sostenible de la economía: a) alineamiento del negocio bancario con las necesidades de personas y objetivos de la sociedad; b) fijar impactos positivos y gestionar riesgos sobre las personas y el entorno; c) trabajar fomentando prácticas sostenibles y actividades económicas para generar prosperidad compartida, tanto para las generaciones actuales como las venideras; d) consultar, involucrar y colaborar con grupos de interés relevantes para alcanzar objetivos de la sociedad; e) poner en práctica estos compromisos a través de modelos efectivos y promoción de una banca responsable y f) transparencia y responsabilidad.

Alineado a estos principios, recientemente, el presidente del BBVA ha declarado que: “El futuro de las finanzas es financiar el futuro”, y por eso este banco ha comprometido, en los próximos años, la cifra significativa de  100.000 millones de euros en financiación verde, infraestructuras sostenibles, agrobusiness, emprendimiento e inclusión financiera.

En nuestro país, este 1 de octubre se recordaba el Día del Árbol que es una fecha para “promover y despertar la responsabilidad de conservarlos como recurso invaluable” y, al respecto,  la Fundación para la Conservación del Bosque Chiquitano comunicaba que la deforestación y fragmentación de los ecosistemas naturales se han traducido en pérdidas y daños directos a más de 40 millones de árboles en la Chiquitanía con valor comercial equivalente a 1.140 millones de dólares. 

Diversas instituciones y el Gobierno se han manifestado ante este desastre ambiental. En lo que respecta a una banca responsable, el banco Fassil el primer banco verde ha realizado  una exitosa campaña denominada “SOS Chiquitanía” y apoyando la Telemaratón de la UMSA con TVU, denominada “Bolivianos por la Chiquitanía”, recaudaciones que han servido para evitar un mayor desastre ambiental con seria consecuencias.

Hoy, gracias a la lluvia registrada y la labor heroica de miles de bomberos y voluntarios se puede decir que el peor momento ha pasado y esperamos que todo lo acontecido nos haya dejado un aprendizaje y una toma de conciencia a nivel de Estado, instituciones y la sociedad. Todos deberíamos hacer un pacto por el medioambiente, sabiendo que es el único hogar que tenemos.