Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 05 de junio de 2020
  • Actualizado 09:37

Laboratorios de innovación

Laboratorios de innovación

La elevada competencia, el avance de la tecnología y el surgimiento de las Fintech han generado una tendencia en la industria bancaria, a nivel global, con el objetivo de innovar en nuevos productos y servicios para responder a un mercado más exigente y digital.

La banca se ve enfrentada a la necesidad de innovar mientras mantiene sus habituales operaciones  y dando cumplimiento a un marco regulatorio cada vez más exigente. Adicionalmente, un obstáculo no menor, es justificar un proyecto de innovación sin tener claro el Retorno de la Inversión (ROI) ante los directorios o  comités de inversión. 

Las iniciativas innovadoras se inician como prototipos o propuestas de modelos de negocio que tienen supuestos no confirmados. Es como cambiar el motor de un avión en pleno vuelo y sin saber el destino.

Ante esta situación los bancos han visto como solución implementar sus laboratorios de innovación, que les permita explorar con nuevas iniciativas sin asumir riesgos elevados a través de pilotos o maquetas que permitan testear el mercado con clientes reales para recabar información real sobre los efectos que estas iniciativas causarían en la rentabilidad del banco.

A nivel internacional destacan: el laboratorio del Deutsche Bank que ha permitido acuerdos con las Fintech y desarrollos con criptomonedas y Blockchain; el laboratorio de Bancolombia que funciona como una aceleradora de startups; el FinnLab liderado por Asobancaria que tiene como objetivo lograr un sistema bancario más eficiente; el BID Lab en Mexico que permite la interacción directa entre startups e inversionistas; y el Laboratorio BGR en Ecuador para buscar que la experiencia del cliente sea positiva como la firma digitalizada para optimizar tiempos y economía.

En Bolivia destacan  laboratorios de innovación digital  como el X-LAB del  BCP que busca innovar  procesos y herramientas tecnológicas a partir de las sugerencias y necesidades reales de los clientes. 

El BNB-Lab del BNB un espacio en el cual los clientes interactúan con soluciones digitales y brindan en tiempo real su retroalimentación sobre las funcionalidades y desarrollos en los diferentes productos y servicios del banco. 

Estas iniciativas han permitido a estos dos bancos ser punteros en innovación digital en el país. 

Hay otros bancos nacionales que también están analizando implementar sus propios laboratorios de innovación para profundizar su digitalización. 

Pero en este camino no hay una receta única, depende de la visión estratégica de cada institución y de  como lo va a estructurar,  financiar y gestionar. 

Por experiencia propia y de acuerdo a  las buenas prácticas se puede destacar algunos factores que son claves a la hora de diseñar estos laboratorios: compromiso y decisión al más alto nivel (directorio y alta gerencia); incluir dentro del presupuesto una partida para el proceso de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i); liderazgo del área de negocios o comercial con participación de las otras áreas a nivel de un comité (informática y riesgos).

Tambièn definir las métricas para evaluar los resultados como consecuencia de las actividades de innovación (buenos y malos); adoptar un modelo abierto con las fintech para potenciar el core actual del banco; buscar aliados estratégicos como la academia, proveedores de tecnología y otros; desarrollar una cultura de innovación y emprendimiento; entre otros factores claves.

El camino para implementar un laboratorio de innovación  es un camino lleno de obstáculos, internos y externos, donde hay éxitos y fracasos. 

Por eso es oportuno recordar el consejo: “fracasa rápido, fracaso pronto…….pero sobre todo, fracasa barato”.