Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 25 de octubre de 2021
  • Actualizado 23:05

Innovar para el desempleo

Innovar para el desempleo

Recientemente este medio destacó, en sus titulares y editorial,el incremento del desempleo en Cochabamba que, según el INE, está en 10.52%, es decir que 76.256 cochabambinos no tienen empleo de los  725.182  económicamente activos, quedando La Paz en un segundo lugar con un 8,6% y Santa Cruz con 7.4%. 

Según los expertos consultados, en esa misma nota, esto se debe a que muchas fábricas y microempresas habrían cerrado por problemas financieros  y también como efecto de la pandemia del coronavirus. Los sectores más perjudicados habrían sido gastronomía, servicios básicos y turismo, entre tanto que los sectores que han tenido capacidad de retener su fuerza laboral han sido los del transporte, servicios básicos y construcción. Los entrevistados  recomiendan atraer inversionistas para fomentar la exportación para generar empleo de calidad y fortalecer el área tecnológica. 

Pasar de un dígito a dos y superar el 10% es una alerta para las autoridades y toda la comunidad, porque en la medida que no se recuperen la calidad y los niveles de empleo  tendremos una población cada vez más empobrecida y con problemas financieros que se pueden convertir en una bola de nieve que puede ir creciendo y afectando a otros  sectores. Es urgente plantear medidas que generen una política de empleo sostenible en los próximos años evitando perder ese conocimiento y experiencia de esa fuerza laboral que cada día se afecta en nuestra ciudad.

Esta pandemia ha reconfigurado el escenario laboral, fortaleciendo los empleos en el campo digital y destruyendo otros. El teletrabajo se ha impuesto en la mayoría de las empresas y las ventas por medios digitales ha revolucionado en los últimos dos años. Es necesario entender que ya no podemos seguir creando empleos de la manera tradicional.  Ahora es imprescindible entender este fenómeno y atender al talento humano dotándole de nuevas herramientas y conocimientos como ser: liderazgo, innovación, trabajo en equipo, adaptación al cambio, inteligencia emocional. Los sectores con mayor potencialidad, en esta nueva normalidad son salud, educación, tecnología, alimentación, etc. En salud se requieren profesionales en desarrollo de nuevos fármacos, vacunas, biotecnología, procesos y logística en hospitales, innovación en equipamiento  y atención en salud, etc. En educación se requieren docentes con nuevas habilidades y plataformas en otros formatos de enseñanza on line que sean mas abiertos y masivos. En el mundo digital se necesitan profesionales que se especialicen en comercio electrónico, diseño gráfico, análisis de datos, inteligencia artificial, blockchain, robotización, desarrollo de software, etc.

Estas nuevas alternativas de empleo coinciden con la orientación que, desde hace varios años, la ciudad de Cochabamba viene proyectando para  convertirse en una  ciudad del conocimiento y tecnológica, y también como un cluster para el turismo de salud. En el primer caso, ya se tiene una base importante de empresas de desarrollo de software (aproximadamente 80) con capacidades para la exportación, donde Jalasoft es la empresa ancla que, desde su creación, ha tenido un efecto positivo en la economía local, no solo exportando software sino formando profesionales en el rubro, en la misma empresa y a través de universidades que han modificado su pensum. En el tema salud, el Hospital Belga, desde el año 1978, es un referente a nivel nacional en patologías cardiovasculares y del tórax y, en los últimos años, se han creado otros  importantes centros médicos como la clínica Los Olivos y el Hospital Univalle de la Universidad del Valle  y  hay muchas universidades que forman médicos por una fuerte corriente de estudiantes brasileños que vienen a Cochabamba. Ya se tiene las bases y un norte. La empresa privada y las universidades han hecho su parte, entonces es hora de que el gobierno central, departamental y municipal implementen una  política con incentivos y una  estrategia para favorecer estos sectores e incentivar empleos de calidad.

INNOVACIÓN Y FINANZAS

JORGE VELASCO T.

Ingeniero industrial, magíster en Innovación y Desarrollo Emprendedor, y docente

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad