Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 05 de junio de 2020
  • Actualizado 09:56

Innovación para desafiar al coronavirus

Innovación para desafiar al coronavirus

Esta semana los empresarios industriales del país se han declarado  en “asfixia económica”  y pidieron al Gobierno “la flexibilización laboral”, porque muchas empresas están paralizadas con ingresos en descenso o nulos, mientras los gastos continúan inalterables. Siendo insuficiente los diferimientos tributarios y crediticios. Por otro lado, los microempresarios advirtieron que de continuar esta situación se podrían “dejar cesantes al 60% de su planta laboral del sector”, por lo que exigen mayores medidas al Gobierno. En ambos casos, la situación es muy complicada para la economía del país porque los industriales hacen un aporte importante al PIB del país (10%) y en el caso de los microempresarios, su aporte en el empleo es muy significativo (80%).

Ante esta realidad, forzada por el avance del coronavirus, las empresas deben aceptar la pausa por la cuarentena pero, al mismo tiempo, tienen dos posibilidades: la primera es esperar por la ayuda del Gobierno o la segunda es cambiar su modelo de negocio, a través de la innovación. Inclusive en países desarrollados, donde los gobiernos están inyectando miles o cientos de millones  de ayuda a los sectores de su economía, hay empresas que están  realizando cambios muy rápidos para poder hacer frente a la reducción de sus ingresos y así mantenerse en el mercado o, incluso, algunas están aprovechando oportunidades como la escasez de material hospitalario (respiradores, barbijos, camas, etc), los problemas de aislamiento de la población, el cuidado de la población más vulnerable, etc. Por ejemplo, Elon Musk (guru internacional de la innovación) ha decidido fabricar en Tesla (fabrica de autos eléctricos) 1.200 respiradores ante la desmedida demanda de dichos equipos. Otros gigantes automotrices de EEUU,  como Ford y General Motors, también se han ofrecido para fabricar respiradores. En España, hay varias pequeñas empresas que se han volcado a atender la congestión del sistema sanitario y también a ofrecer apoyo a la población que está más afectada: Cuideo es una empresa que está dedicándose al cuidado de personas mayores a domicilio, Sngular es una plataforma digital (Chabots) para descongestionar las líneas telefónicas de los servicios de emergencia, Mediquo pone a disposición de sus clientes una “app” que les permite conectarse con un medico a cualquier hora del día, etc.   En Alemania, muchas  microempresas han decidido adaptarse y a través de cambios en su modelo de negocio están logrando permanecer visibles, a través  del uso de redes sociales como Instagram para hacer ofertas especiales; otras ofrecen asesoramiento sobre la situación actual y apoyan para la cohesión en tiempos de crisis; otras del sector textil  están fabricando barbijos y ropa para personal sanitario; empresas del sector alimentos están elaborando alimentos de larga duración y que sean altamente nutritivos, otras están fabricando guantes para uso clínico, etc.

En nuestro país, pese a las restricciones, hay industrias y microempresas que podrían tomar estos ejemplos y modificar su linea de producción o modelo de negocio y fabricar/elaborar productos que apoyen los momentos críticos que están por venir, pese a todas las acciones que estamos tomando. Hay carencia absolutamente de todo, desde camas, respiradores, productos desinfectantes, barbijos, alimentos y medicinas para subir las defensas;  servicios en: desinfección, educación virtual, oficina en casa, etc. Y los bancos del sistema podrían habilitar líneas de crédito en mejores condiciones  para empresas que asuman este reto. Por ejemplo, Quantum Bolivia en Cochabamba está avanzando en la fabricación de respiradores y también el Instituto de Investigaciones Mecánicas y Electromecánicas (UMSA), a la cabeza del ingeniero Jaime Sánchez, que ya han logrado fabricar un primer prototipo de respirador. Enhorabuena y felicitaciones por estas iniciativas innovadoras que serán de mucha ayuda para desafiar al coronavirus.