Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 05 de junio de 2020
  • Actualizado 08:37

Finanzas personales y coronavirus

Finanzas personales y coronavirus

Estamos en una primera cuarentena en lo que se ha denominado la primera y segunda fase del coronavirus, a nivel nacional, pero posiblemente ingresemos a la tercera fase y la cuarentena podría ser más dura en términos restrictivos. Este esfuerzo nacional se lo esta haciendo para evitar que el virus se siga propagando y entremos a la fase 4 de transmisión sostenida. Es cierto que  todo sacrificio será pequeño con tal de preservar nuestra salud, sin embargo, debemos cuidar nuestros bolsillos o finanzas por que sin dinero, en este periodo, las cosas  podrían ser todavía más complicadas. En estos tiempos de  incertidumbre se debe actuar con prudencia y serenidad en vez de  tomar decisiones impulsadas por el pánico. En ese sentido, vale la pena recordar algunos consejos que nos pueden ayudar a estar mejor preparados.

Lo primero es revisar si se tiene algún tipo de seguro de salud o de lo contrario contratar una póliza de seguro que cubra los gastos médicos con la cobertura contra el coronavirus y otras enfermedades posibles, también será necesario verificar los costos de los centros médicos más cercanos a nuestros domicilios en caso de emergencia y además consultar que tipo de apoyo gubernamental se tiene desde el SEDES.

Verificar las fuentes de ingreso, privilegiando los niveles de liquidez y analizando como podrían afectarse los ingresos o liquidez en caso de que el  plazo de la cuarentena se extienda. Lo esencial es mantener el empleo exigiendo un ambiente de trabajo seguro y acorde a horarios definidos por el Gobierno y no exponerse más allá de lo normado. En caso de ser  independiente se debe tratar de mantener el negocio, pero evitar exponerse a ser contagiado, recurriendo a ventas de productos o servicios on line e implementar o instalar una logística de servicio a domicilio. Hay que tomar en cuenta que el Gobierno ha creado un bono de 500 bolivianos por cada hijo para las familias de bajos recursos económicos.

Revisar el nivel de ahorros que se tiene en efectivo o en bancos para hacer frente a cualquier contingencia. Si no se dispone del servicio de banca electrónica para ver  saldos y hacer pagos a terceros desde las cuentas, este es un buen momento para  solicitar al banco ese servicio y poder hacer pagos para pagar luz, agua, teléfonos, internet y transferir dinero a terceros. El Gobierno esta considerando, mientras dure esta situación, la reducción del 30 a 50% de  las tarifas de servicios básicos y la postergación del impuesto a las utilidades lo cual será un gran apoyo para preservar estos ahorros.

Evitar asumir nuevas deudas con bancos. En este momento de incertidumbre política, económica y de pandemia es secundario contratar nuevas deudas, se puede postergar cualquier tipo de inversión que no sea productiva  y recortar los gastos innecesarios como ser viajes de turismo, renovación de vehículo, renovar mobiliario de la casa, etc. Solo se justificaría contratar un crédito en caso de emergencia para atender algún asunto de salud o similar. En ese caso hay que verificar cuales podrán ser esas posibles fuentes de crédito disponibles como ser una línea de crédito o el saldo disponible de la (s) tarjeta(s) de crédito. 

Hay que tomar en cuenta que el Gobierno ha dispuesto que las familias y pequeñas empresas no pagarán durante dos meses el capital de su deuda

En síntesis, es necesario mantenerse alerta a las medidas gubernamentales y a los cambios que se están dando en la economía para saber como podría afectar a tus negocios, tu empleo y tu dinero.