Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 14 de octubre de 2019
  • Actualizado 00:41

Estrategia de innovación

Estrategia de innovación

El pasado 14 de septiembre, mientras se festejaba un aniversario más de Cochabamba, muchos se preguntaban cuál es el futuro económico de este departamento y cuál debería ser su estrategia de desarrollo.

En este mes aniversario surgen propuestas para que Cochabamba apueste por una industria basada en la tecnología y el conocimiento, como alternativas. En ese sentido, se ha declarado a Cochabamba como la ciudad del conocimiento, y en reiteradas oportunidades el Gobierno y los empresarios han manifestado su interés de definir una estrategia de innovación en ese sentido. Gracias a la iniciativa inicial de Jalasoft, se ha desarrollado un parque de empresas tecnológicas en la ciudad, se estima unas 200, que juntas realizan la exportación de software que podría llegar a unos 80 millones de dólares anuales, por lo que se ha llamado a este cluster el Silicon Valle de Cochabamba. Otro plan para revertir la situación económica del departamento es ingresar al sector del turismo de salud,  tomando en cuenta que Cochabamba atrae anualmente cerca de 200.000 turistas por año, con un crecimiento de aproximadamente 3.5%, gracias a su benigno clima, su amplia gastronomía, sus atractivos naturales y varios centros médicos con mucho renombre como el Hospital Belga.

Por su parte, el Gobierno recientemente ha anunciado que Cochabamba será el “polo petroquímico de fertilizantes” con seis nuevas plantas: metanol, urea-formaldehido, nitrato fósforo potasio, nitrato de amonio, fosfato monoamónico y fosfato diamónico. Otros reconocen y siguen apostando por la pecuaria y la agricultura como importantes pilares para el resurgimiento de la economía cochabambina.

En medio del análisis de todas estas alternativas o potencialidades, que tiene Cochabamba, de repente y sin que exista una estrategia de innovación para fomentar la industria automotriz, aparece la primera fábrica de autos eléctricos que tiene su base de operaciones en Cochabamba y se lanza al mercado el auto Quantum que alcanza una velocidad de 55 kilómetros/hora, con una autonomía de 40-60 kilómetros y vale 6.000 dólares.

Del mismo modo, hace 4 años, sin que se tenga una estrategia de innovación para fomentar la industria del reciclaje, surge en Cochabamba la empresa Mamut que fabrica baldosas a partir del caucho de las llantas usadas de vehículos, un emprendimiento que se ha convertido en un unicornio por su rápido crecimiento y porque su modelo de negocio innovador, apegado a la economía circular, le permite exportar a otros países de la región.  

Las empresas que exportan software como Jalasoft, los pisos Mamut y el auto eléctrico Quantum surgen por algunos elementos en común: el espíritu emprendedor de sus creadores y  la innovación, en una plaza donde todavía se sigue discutiendo cual será esa vocación departamental para el resurgimiento económico.

Con estos casos de éxito y con todas las oportunidades que hoy tiene Cochabamba, se debería plantear una estrategia de innovación en los sectores que pueden  desarrollar una ventaja competitiva. Analizando cuáles son las condiciones de los factores de producción (recursos naturales, recursos humanos, capital), las condiciones del mercado (análisis de la demanda), la situación de los actores afines y auxiliares de cada sector y la estrategia y rivalidad de las empresas (análisis de la oferta). Así, el próximo aniversario se podrá festejar también un plan de desarrollo, priorizando el emprendimiento y la innovación.