Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 05 de junio de 2020
  • Actualizado 08:37

La banca en tiempos de coronavirus

La banca en tiempos de coronavirus

El avance invisible del coronavirus por el planeta parece imparable pese a medidas extremas que los gobiernos están asumiendo. Mientras tanto, las personas vemos, como un “déja vu” de la película de ciencia ficción “Virus” de 2013 del director Kim Sung-su, perplejos como ciudades de millones de personas están en cuarentena; el transporte público masivo suspendido; el cierre de fronteras entre países; miles de vuelos cancelados de y hacia Europa/Asia; eventos masivos de  negocios, deportes y artísticos cancelados; lugares religiosos como el Vaticano y La Meca sin fieles; escuelas y universidades cerradas temporalmente; museos y lugares de atracciones cerrados, etc. Al mismo tiempo, la economía sufre un impacto por el cierre de  fábricas en China y el Asia, la caída histórica de las bolsas, la caída de precios del petróleo y minerales, el impacto en los sectores de turismo y consumo,etc.  

La propagación de esta pandemia, esta provocando pánico en los mercados financieros (como ya habíamos advertido en una anterior columna), la fuga de capitales, devaluación de monedas y una creciente amenaza de recesión global. La banca no esta inmune a este fenómeno y  su rentabilidad se verá afectada por que los clientes, personas y empresas, demandarán menos créditos por una desaceleración de la economía, también se espera una mayor morosidad de la cartera de créditos por el cierre de negocios o reducción de producción de las empresas y una caída de las transacciones con tarjetas de crédito por que los clientes están evitando acudir a lugares que tengan mucha aglomeración de personas, como los centros comerciales. Para disminuir estos efectos e incrementar sus negocios, algunos bancos, están anunciando préstamos y líneas de crédito para empresas que necesiten capital de operación o de inversión, para garantizar la liquidez en sus clientes y evitar el cierre de negocios. A su vez la banca internacional ha puesto en marcha medidas y protocolos para la prevención y limitar el riesgo de contagio de sus empleados y de los clientes frente al avance del coronavirus. Muchos bancos están fomentando el teletrabajo de sus empleados que tengan algún problema de salud crónica para no exponerse,  la limitación de viajes a zonas de riesgo , el aplazamiento de grandes reuniones, flexibilización de horarios, reuniones a través de medios electrónicos, el traslado de su personal critico a diferentes centros de trabajo para garantizar la continuidad del negocio, han creado portales de información donde los empleados pueden consultar medidas preventivas de protección e higiene, dotar a todas las oficinas administrativas y comerciales de gel hidroalcohólico para facilitar la higiene. Por otra parte, estos bancos internacionales han sugerido a los clientes evitar de ir a las sucursales y operar en lo posible  por internet, es decir hacer uso de canales electrónicos para realizar operaciones bancarias como el home-banking y aplicaciones moviles como banca móvil para realizar consultas de saldos, hacer pagos a los comercios, realizar transferencias  y consultar todo tipo de información  que los bancos disponen en los medios electrónicos.

La penetración digital de la banca en Bolivia era apenas del 17% el año 2017, cifra que podría haberse incrementado en estos últimos años. Sin embargo, todavía es baja esta penetración para pensar que un gran porcentaje de  clientes hagan uso de la banca electrónica y evitar exponerse  al coronavirus. Las oficinas y sucursales bancarias seguirán recibiendo una afluencia importante de clientes por lo que el riesgo latente de contagio será elevado. Es necesario que la banca y la ASFI tomen las medidas y protocolos que sean más convenientes para evitar que los empleados bancarios y clientes  se vean afectados por este mal. Como dicen: “mejor prevenir que lamentar”.