Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 05 de junio de 2020
  • Actualizado 10:06

Banca retail o banca comodity

Banca retail o banca comodity

De un reciente informe de Price Waterhouse Cooper (PwC), a partir de 560 entrevistas a directivos de las principales entidades financieras de 17 países, se concluye que la banca se está transformando hacia la banca retail o banca minorista. Se observa una clara tendencia hacia el aumento de actividades minoristas en gran parte de países de Europa, Asia, Estados Unidos y naciones emergentes, habiendo aumentado considerablemente los depósitos y los créditos a las personas y pequeñas empresas. Esta tendencia marca nuevos desafíos para la banca por la creciente digitalización de estos clientes en una economía que está acelerando la entrada de nuevos operadores Bigtech y Fintech al sistema financiero que ofrecen innovadores servicios financieros y de pagos bajo un entorno global. Esta transformación se revela como un proceso imparable que va a definir la situación y supervivencia de los bancos. Las Bigtech son esos nuevos actores que ya han irrumpido en el negocio financiero como ser Google, Amazon y Facebook, con bancos, tarjetas de crédito y monedas virtuales y en sus redes tienen una inmensa base de datos (millones de personas), entonces su incursión va en esa dirección. Por eso los bancos internacionales tienen como estrategia la innovación abierta para sumar a las Fintech y potenciarse para que cuando lleguen con fuerza las Bigtech estén más preparadas.

En este estudio se vuelve a ratificar que los bancos deben cambiar sus modelos de negocio tradicionales, apostando a una banca diferente, donde el cliente sea el centro, simplificar los modelos operativos de los bancos y optimizar sus redes de distribución, impulsar la innovación a lo ancho y largo de toda la organización y realizar una gestión más proactiva de los riesgos, del capital y de la regulación. En nuestro país se está impulsando dejar de ser una banca centrada en el producto y poner al cliente en el centro para lograr una banca más diferenciada, una banca innovadora y donde la experiencia del usuario sea lo primero. Se están desarrollando nuevas metodologías y herramientas para procesar y utilizar la enorme cantidad de información que disponen. Y ante una regulación cada vez más exigente  están aplicados en ser más eficientes en la asignación de capital a las diferentes líneas de negocio.

La banca retail en nuestro medio se la puede asimilar a lo que llamamos  banca de consumo, es decir, la provisión de servicios a las personas como cuentas de ahorro, servicios bancarios diversos, crédito hipotecario, préstamos personales, tarjetas de crédito, tarjetas de débito. Pero esta banca no es el futuro inmediato para la banca nacional mientras se siga con la normativa de mantener el 60% en crédito productivo y vivienda social. En efecto, según las cifras de ASFI, de la cartera crediticia por tipo de sector, desde 2014 a agosto de 2019, vemos que la cartera de consumo que representaba el 12%, en 2014, ahora en agosto representa el 9.7%, es decir, ha decrecido el 2.3%. Mientras que vivienda ha pasado de 21% a 26% y empresarial de 18% a 21%, que son los sectores que prioriza la normativa de la ASFI. Por el modelo que impone el Gobierno, en vez de ir hacia una “banca retail”,estamos yendo a la “banca comodity”, porque los créditos al sector productivo y de vivienda social son lo mismo en cualquier banco.

Antes se tenían bancos especializados en microfinanzas, otros  corporativos, otros en pymes y otros en créditos hipotecarios, hoy en cambio todos son bancos múltiples (los bancos pyme terminarán siendo absorbidos) y tienen las mismas líneas de negocio (bancos corporativos hacen microfinanzas y bancos de microfinanzas hacen banca corporativa). Los bancos han perdido su grado de especialización y diferenciación por esta normativa y vamos a la “banca comodity”.