Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 24 de febrero de 2021
  • Actualizado 13:33

¿Por qué debemos hablar de “clase sexual”?

¿Por qué debemos hablar de “clase sexual”?

Entre todos los comentarios que suscitó una columna de opinión publicada en este diario sobre el aborto legal, hubo uno que decía: “Si para el marxismo, la historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases, habrá que entender que con esta categoría de ‘clase sexual’ la historia de la humanidad es la historia de la lucha entre hombres y mujeres”. Evidentemente, para la autora, los hombres jamás sometieron a las mujeres por su capacidad reproductiva.

Dada su poca visión de análisis social, para el marxismo no existe diferencia entre hombres y mujeres en la sociedad. El hecho de que la mujer burguesa viva en condiciones económicas mejores que una mujer proletaria no significa que ella sea inmune a las violencias contra el sexo femenino. Es más: la mujer burguesa y blanca es considerada enemiga de las demás mujeres proletarias, indígenas y afrodescendientes; mientras que el hombre se enfrenta con opresiones creadas por otros de su mismo sexo, independientemente de su clase o raza, en medio de sus privilegios.

Para el feminismo radical, el sexo es una clase por sí sola que posee implicaciones materiales, sociales y políticas claras. Suena inocente afirmar que derribar la sociedad de clases libertará a todas las mujeres. El patriarcado no es un subproducto del capitalismo: el más “oprimido” de los hombres, una vez con poder (ya tuvimos experiencia en carne propia por 14 años), puede ser más corrupto que un burgués, oprimiendo a los suyos y, especialmente, a las mujeres.

El adjetivo radical causa confusión por la cuestión semántica. Deliberadamente se tergiversaron los conceptos, haciéndolo parecer discriminatorio. Pues bien, radical viene de raíz. Tratamos de entender la raíz, el origen de la opresión de las mujeres por los hombres a nivel global. Entendemos que ese fenómeno se da porque nacimos mujeres, por tener una biología característica que difiere de la de los varones. Nuestra capacidad reproductiva es la razón por la que nos sometieron. En la década de 1890, antes de la segunda ola del feminismo, Lucy Parsons, anarquista estadounidense, ya entendía que la opresión sufrida por las mujeres era resultado directo del capitalismo, y se fundamentaba en los valores de la clase trabajadora. Flora Tristán, escritora franco-peruana, escribió una de las frases más célebres dentro del feminismo: “El hombre más oprimido puede oprimir a otro ser humano, que es su mujer. Ella es la proletaria del propio proletario”.

Las feministas radicales no odian a los hombres. Son los hombres quienes odian a las mujeres y a sus semejantes. Fueron hombres quienes lucharon por el poder y por dominar sociedades bajo el dictamen del “socialismo”. Ídolos marxistas como Stalin, Mao Tse Tung o el homofóbico Guevara cometieron crímenes contra poblaciones y países con el único fin de crear una nueva clase “burguesa” con tintes socialistas. Los marxistas no admiten que Holomodor fue una masacre xenófoba y un intento claro de detener el avance de un grupo insurrecto como el Makhnovista.

Es primordial la subordinación de las mujeres para la manutención del sistema capitalista. Las tareas domésticas y la crianza de los niños son procesos que alcanzan a todas las mujeres como clase sexual, sin olvidar el análisis de la dimensión étnica-racial, que pone a las trabajadoras afrodescendientes o indígenas en el último eslabón de la opresión económica, política e ideológica-cultural. 

Todavía existe una fuerte tradición de la izquierda de situar el debate feminista, así como los que involucran las relaciones étnico-raciales y la sexualidad, como algo de menor importancia, algo para “discutir luego” (o nunca). Por eso es necesario avanzar hacia una concepción y práctica que identifique y articule estructuralmente la lucha feminista de todas mujeres, junto con la lucha contra el capitalismo y el Estado.

Queremos una sociedad no sexista ni heteronormativa, sino totalmente libertaria.

FORO FEMINISTA

JIMENA BAUTISTA

Licencia en Comunicación Social, feminista radical y anarquista

[email protected]