Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 24 de octubre de 2021
  • Actualizado 00:16

Los sistemas territoriales

Los sistemas territoriales

Un territorio es un espacio que es ocupado por comunidades que se hacen estables en el tiempo, que presentan estructuras sociales, económicas, culturales, tecnológicas, etc., que responden a determinados simbolismos que los agrupa por definidas identidades; el territorio es donde los seres humanos nacemos, crecemos, nos formamos, hacemos familia e inevitablemente morimos y es en el mismo territorio donde seremos enterrados. 

Por lo anotado, un territorio debería ser entendido como un sistema, ameritando en algunos casos, cambiar los enfoques de planificación actuales para incorporar un nuevo paradigma que parta por considerar al desarrollo como una propiedad de un sistema y en este caso territorial, que es complejo y que aglutina elementos, partes y subsistemas. Un territorio es construido en base a imaginarios que tienden a ser materializados en función de circunstancias históricas y sociales, donde el territorio es parte de la memoria colectiva, cuya construcción y consolidación se da a partir de procesos de territorialización, en un proceso largo y de muchos años. 

Una propuesta de construcción territorial debe evaluar la vocación del territorio en cuanto a recursos y potencialidades, donde el nivel de desarrollo que alcance será́ producto de las metas a lograr por parte de sus habitantes, que presentan rasgos similares de modos de vida con una cultura local construida en el tiempo, escribiendo una historia donde intervienen varios actores, desde institucionales, religiosos, académicos, etc. Ese comportamiento sistematizado en acciones claras y sistematizadas, puede ayudar a proyecciones locales, nacionales, regionales o incluso globales. 

Oscar Madoery, cientista social español, indica que los campos históricos, sociales, políticos y culturales son los que aportan en la construcción de una región y, desde un punto de vista sociológico y sistémico, una comunidad debe ser entendida como un entramado de subsistemas que conforman varias redes y cuyas relaciones se darán a partir de comportamientos necesarios para la vida, como la economía, pero también y más por relaciones a partir de imaginarios comunes, sean parte de la religión, los rituales o la cultura.

Estos elementos de juicio se tornan reflexivos y se constituyen en insumos desafiantes para escenarios políticos que los consideren y que se pueda entender al territorio como un constante proceso de construcción y de ninguna manera consolidado por el carácter dinámico de los actores que lo habitan.

CULTURA, ZOOCIUDAD Y TERRITORIO

JAIME ALZÉRRECA PÉREZ

Docente e investigador IIACH- UMSS

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad