Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 26 de octubre de 2021
  • Actualizado 23:50

Representar una realidad es comenzar a transformarla

Representar una realidad es comenzar a transformarla

La representación de una realidad necesita de instrumentos en sentido de analizarla, diagnosticarla y proyectarla en planes y proyectos para bien de sus habitantes; en este sentido se recurre a dos ámbitos, las bases de datos que espacializan indicadores y las lecturas documentadas de vivencias sociales que permiten análisis y reflexiones más allá de lo meramente cuantificable. En este contexto, la cartografía se constituye en un dispositivo de indagación más que de simple documentación, que posibilita ver otras formas de vida a partir de constantes percibidas y, por tanto, imaginadas, permitiendo a partir de una mediación comunicacional, intervenir en la construcción de imaginarios colectivos; es así que se constituye en un dispositivo que no persigue emplazar sino representar. 

Cartografiar posibilita hacer visible lo invisible, develando realidades a partir de la participación de las personas que habitan un determinado contexto, un ejercicio democrático que permite hablar y opinar sobre lo que se considera importante, rescatando con diversas técnicas, vivencias que luego serán sistematizadas para construir lecturas a partir de los imaginarios y la memoria colectiva.

Son múltiples las maneras de hacer cartografía y de acuerdo al objetivo perseguido, las técnicas a utilizar cobrarán relevancia, considerando que toda cartografía supone seleccionar datos tomando en cuenta la presencia de muchas variables para aproximaciones a realidades más o menos complejas, donde la cartografía de acuerdo a la situación donde se la use vaya más allá de una simple imagen,  ya que tiene la posibilidad de interconectar distintos datos como también distintas situaciones con sus respectivas relaciones que permitan reconocer e interpretar realidades para luego representarlas, posibilitando el descubrimiento de potencialidades como también debilidades.

La importancia y el potencial que oferta la cartografía como herramienta es amplio y permite observar situaciones revelando información sobre relaciones y vínculos sociales que se construyen de manera absolutamente espontánea entre habitantes, con proyecciones de espacializar diversos comportamientos humanos, mostrando en el proceso que no todos los contextos son iguales y que la planificación territorial y urbana debería considerar ámbitos cualitativos para poder representar una realidad y comenzar a transformarla en sentido de mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

CULTURA, ZOOCIUDAD Y TERRITORIO

JAIME ALZÉRRECA PÉREZ

Docente investigador IIACH / UMSS

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad