Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 22 de junio de 2021
  • Actualizado 14:03

Proyecciones del patrimonio

Proyecciones del patrimonio

El tiempo evidencia cambios de roles, la población crece incrementando la necesidad de movilidad, los lugares se transforman y espacios antes representativos terminan deteriorándose física y socialmente. Asimismo, los servicios, actitudes y productos se estandarizan para asociar vivencias locales a un comportamiento global, dejando progresivamente de lado a costumbres propias y legítimamente construidas  en el tiempo.

Cochabamba, territorio rico en tradiciones y patrimonio, presenta una peculiar identidad que se encuentra latente en el imaginario y  memoria colectiva de personas nativas de la región como también de ocasionales visitantes, contiene signos regionales como el río Rocha, degradado hoy por marcados comportamientos negativos de diferentes actores; la cordillera del Tunari con una creciente vulnerabilidad en relación a asentamientos informales;  la laguna Alalay con marcados signos de contaminación y la laguna Coña Coña que prácticamente desapareció, por citar algunos sitios representativos de alto valor natural. Se evidencia también lugares con alto valor patrimonial histórico y donde su infraestructura se  deteriora con el tiempo en paralelo a  antiguas prácticas vivenciales con  fuerte carga de tradiciones, leyendas y costumbres.

Surge la necesidad de revalorizar contextos para proteger territorios con fuertes cargas de identidad que se diluyen en el tiempo. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura Unesco, hace incidencia en la valorización de espacios y comportamientos humanos para aplicar en candidaturas que puedan ser declaradas como patrimonio de la humanidad, documentando así un valor simbólico emplazado en un territorio con posterior posibilidad de  proyección en espacios receptorios de actividades culturales y artísticas que resalten identidad e historia. Así no solo los elementos tangibles con edificaciones patrimoniales pueden ser producto de reconocimiento, sino también acciones intangibles tal el caso de costumbres y tradiciones. Imaginemos corredores culturales en contextos declarados patrimonio de la humanidad  y que con recursos multimedia propios de la comunicación visual puedan proyectar mensajes que realcen el orgullo regional y motiven sólidos empoderamientos sociales con un contexto.

CULTURA, ZOOCIUDAD Y TERRITORIO

JAIME ALZÉRRECA P.

Docente e investigador IIACH- UMSS

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad