Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 29 de noviembre de 2022
  • Actualizado 13:10

Políticas culturales y espacio público

Políticas culturales y espacio público

Las agendas culturales regionales proponen a lo largo del año diferentes ferias, especialmente gastronómicas, que concentran gran cantidad de ciudadanos ávidos por degustar las propuestas culinarias que se ofertan, en paralelo a manifestaciones culturales de diverso tipo y que generan movimiento económico, propiciando vivencias que se inscriben en la memoria colectiva. Esta dinámica es motivo de permanente reflexión, partiendo por reconocer que las prácticas culturales significan una potencial fortaleza para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos al aportar en la conformación de identidades, razón válida para que a partir de políticas culturales se avance en la construcción de una ciudadanía intercultural que valorice tanto al territorio, como a las personas que lo habitan.

La ciudad es un escenario para que movimientos culturales generen dinámica en sus espacios públicos, que se constituyen en verdaderos escenarios contenedores de la trama social para diversas expresiones con variadas significaciones, donde a partir de la apropiación cultural que las personas hacen, estos se tornan en lugares que se inscriben en el imaginario colectivo; en este contexto, el espacio público es un elemento importante que estructura la ciudad, propiciando un desarrollo sostenido y democrático a partir de la interacción social de sus habitantes.

El municipio de Cochabamba está conformado por seis comunas, cada una con características culturales muy singulares, que cuentan con el reconocimiento popular a partir de la memoria colectiva y que se proyectan culturalmente en actividades desordenadas y carentes de un concepto que valorice sus identidades, mostrándose solamente como iniciativas para dinamizar economía. En este marco, sería de mucho beneficio documentar procesos, que proyecten signos de patrimonio material e inmaterial para construir concepto y generar ferias urbanas temáticas con una fuerte carga simbólica que potencie el orgullo regional, promoviendo empoderamientos sociales en un entorno rico de tradiciones y patrimonio.

En este marco, la ciudad debería dar mucha importancia a políticas culturales como un fundamental pilar de los procesos de desarrollo, que se evidencien en iniciativas de planificación urbana que miren a la dinámica territorial como algo fundamental, en el entendido de que cada territorio posee características muy especiales y perdurables en el tiempo.

CULTURA, ZOOCIUDAD Y TERRITORIO

JAIME ALZÉRRECA PÉREZ

Docente e investigador IIACH- UMSS

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad