Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 09 de mayo de 2021
  • Actualizado 09:44

Planificación urbana y territorial pospandemia

Planificación urbana y territorial pospandemia

A casi un año del advenimiento de la pandemia mundial, corresponde realizar algunas apreciaciones en relación a que depara el futuro; lo que se manifiesta de entrada son los problemas económicos. Según varios economistas globales, entre ellos Robert Barro, prestigioso académico de la Universidad de Harvard, la deuda de los países aumentará y, por supuesto, en paralelo se verán venir políticas de austeridad con recortes de gastos públicos, tal como ocurrieron en épocas pasadas con las crisis financieras que sufrió la humanidad. En este contexto, el futuro se avizora con una marcada retirada de la hiperglobalización.

Paul R. Milgrom y Robert B. Wilson, ganadores del premio nobel de economía, sostienen que las subastas e inversiones tendrán nuevos formatos, apoyados por lo digital, afirmando además que un progreso económico será visible recién de 20 a 30 años, ya que la humanidad entra en una época obscura que dificulta avances en términos económicos, pero que con una acertada gestión pública con base a decisiones políticas, esta pesimista visión podría cambiar y para bien.

Algunas regiones contextualizan como modelo al nacionalismo populista, otras apuestan por el neoliberalismo o la social democracia o el federalismo y muchas otras que funcionan globalmente con variados modelos, pero que en el momento de llevar adelante a una economía generan sinergias en función de intereses que rentabilicen inversiones, ya sea en el orden público o privado.

La tendencia actual es la digitalización del todo, avizorando un mundo en que la inteligencia artificial pueda formar parte de una plantilla de vida en servicios automatizados que se generalizan de a poco a partir de la pandemia mundial, afirmación que realiza Héctor Bajac, académico del área informática de la  Universidad de Texas.

Las predicciones realizadas por los citados académicos e investigadores, reflejan que aproximadamente el 50% de los viajes de negocio y más del 30% de los días en la oficina desaparecerán. En este marco precisan que se seguirá yendo a las oficinas de algún modo, como también se seguirá con la rutina de algunos viajes de negocios, pero que disminuirán considerablemente en frecuencia regular. En este sentido, las aerolíneas y los bienes raíces tendrán un notable decaimiento (...).

La pandemia impactará también en la densidad de las ciudades ya que la gente se alejará cada vez más de los centros urbanos, ya que la posibilidad de trabajo a distancia desde varios lugares será más frecuente por el teletrabajo, brindando esta visión insumos diferentes para una planificación urbana y territorial, que tendrá que acomodarse necesariamente a la descentralización por la virtualización de actividades desde los negocios hasta la educación, pasando por la telemedicina y las consultas online.

Las personas adquirimos hábitos diferentes de movilidad y uso del espacio público, con notables muestras de preocupación por la salud medioambiental, ya que a los problemas causados por el cambio climático ahora se suman los efectos de una pospandemia, surgiendo la inevitable pregunta, ¿qué tipo de mundo es que queremos para vivir?, pregunta que debe ser compartida entre planificadores, instancias de toma de decisión y, por supuesto, ciudadanos y usuarios de lo público y lo privado.

CULTURA, ZOOCIUDAD Y TERRITORIO

JAIME ALZÉRRECA P.

Docente investigador IIACH/UMSS

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad