Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 05 de febrero de 2023
  • Actualizado 12:23

Memoria y escenarios locales

Memoria y escenarios locales

Actualmente, las redes telemáticas dinamizan la interacción entre personas de diversos contextos que se muestran con códigos de comportamiento tipo, propiciando paulatinos alejamientos identitarios para asumir una identidad global única; esta realidad propicia el retomar de los escenarios locales, considerados como ámbitos privilegiados para la revalorización, resignificación o  construcción de identidades, con la finalidad de propiciar una ciudadanía activa y comprometida con un territorio, que representa un contenedor de vivencias en acción y pensamiento de una comunidad y que permite generar procesos que ayudan a crear o reforzar una identidad.

Una compleja red de relaciones interpersonales con fuertes raíces históricas configuran diversos escenarios en interacción con múltiples identidades, generando acciones que propician el desarrollo de una región. En este marco, la historia local toma como insumos a las fuentes orales, escritas, monumentos, objetos, tradiciones, etc., posicionándose como centro de escena, tanto en el ámbito de la producción de conocimiento como en la sistematización de acontecimientos, para proyectarlos en acciones que buscan crear o reforzar identidad con sus consiguientes beneficios.

El escuchar relatos identitarios y documentarlos por grados simples o complejos, permitirá acercarse a realidades pasadas para sistematizar vivencias y decodificarlas para luego jerarquizarlas, comparando casos en un análisis crítico de fuentes. Los relatos identitarios, traducidos en códigos por dimensiones analizadas, protagonizarán insumos para fomentar la construcción, resignificación o bien revalorización de identidades individuales o colectivas.

Esta reflexión permite mirar muchas realidades en el contexto local, por ejemplo, la actividad que se da en varias comunidades rurales de Cochabamba, donde los agricultores celebran la tradicional fiesta religiosa de San Isidro, denominada también la Fiesta del Labrador, que es un acontecimiento costumbrista donde se rinde homenaje al agricultor y al buey, animal que labra la tierra, trayendo al contexto actual viejas tradiciones que amalgaman comportamientos religiosos fusionados con ritos ancestrales que configuran un sincretismo cultural propio de la región, donde devoción e incertidumbre sobre la producción, la salud y generación de recursos se fusionan en una suerte de rituales que configuran la memoria local del lugar para proyectarse en rasgos identitarios muy particulares.

CULTURA, ZOOCIUDAD Y TERRITORIO

JAIME ALZÉRRECA PÉREZ

Docente e investigador IIACH- UMSS

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad