Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 16 de junio de 2024
  • Actualizado 20:48

Renta Dignidad, un beneficio garantizado

Renta Dignidad, un beneficio garantizado

En el devenir de la vida, las personas permanentemente tienen que tomar decisiones en diferentes escenarios de certidumbre e incertidumbre, una de las cuales está relacionada con el ciclo de vida de cada una de ellas. La vejez forma parte ineludible de ella, un proceso fisiológico en el que se producen cambios físicos, psicológicos y sociales que impiden paulatinamente la generación de recursos económicos que dificultan solventar las necesidades básicas.

El Estado boliviano garantiza los derechos de las personas adultas mayores a una vejez digna, con calidad y calidez humana, proporcionando la Renta Dignidad, precautelando los recursos necesarios para efectuar el correspondiente pago, en observancia al ordenamiento jurídico emanado por el marco constitutivo y normativas conexas.

La Renta Dignidad es un pago mensual y de carácter universal que provee el Estado Plurinacional de Bolivia a las personas de 60 o más años de edad, residentes en el país, con el objeto de que cuenten con una vejez digna. Desde su creación, el año 2007, los beneficiarios alcanzaron a 752.338 personas, a su vez, para diciembre de 2021 el número total alcanzó a 1.140.882. En tanto que en abril de 2022, la cantidad de personas que se beneficiaron fue de 1.053.197. Por otra parte, los montos pagados por dicho beneficio, se incrementaron de 1.616 millones de bolivianos en 2008 a 4.743 millones de bolivianos en año 2021, siendo que en abril de 2022 este monto alcanzó a 928 millones de bolivianos.

Como se puede evidenciar, la cantidad de beneficiarios se fue incrementando, así como el monto pagado en el lapso de 14 años, denotando una tasa de crecimiento que está alrededor del 52% con relación al número de beneficiarios y 194% referida a los montos pagados. Esta diferencia se debe, entre otros aspectos, a que la población adulta mayor se está incrementando debido a las mejores condiciones de vida que aumentan la esperanza de vida de las personas al nacer. Al mismo tiempo, se destaca que la Renta Dignidad se incrementó, desde su creación en 2007 a la fecha, en 90% para los rentistas y 117% para los no rentistas.

Es importante mencionar, que el Fondo de la Renta Universal de Vejez (FRUV) cuenta con los recursos necesarios para pagar la Renta Dignidad, con fuentes de financiamiento establecidas en la Ley N°3791 de 28 de noviembre de 2007 y el Decreto Supremo N°29400 de 29 de diciembre de 2007; en las que se establece que el 30% de todos los recursos percibidos del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (de Gobiernos Departamentales, Gobiernos Municipales, Fondo Indígena y Tesoro General de la Nación) y los dividendos de las empresas públicas capitalizadas/nacionalizadas, se destine al mencionado Fondo.

Por otra parte, la emisión de Decreto Supremo N°4716 de 11 de mayo de 2022, no se constituye en un mecanismo de financiamiento directo para el Fondo de Renta Universal de Vejez, el mismo tiene por objeto “coadyuvar al financiamiento” de dicho Fondo con recursos de las utilidades que genere la Gestora, mismos que “podrán” ser transferidos al Fondo Solidario y/o al Fondo de la Renta Universal de Vejez. En tal sentido, no se establece la obligatoriedad de transferir recursos al FRUV. Por lo establecido precedentemente, las fuentes de financiamiento para el pago del referido Fondo cuentan con el respectivo marco normativo que garantiza el pago del mismo.

Finalmente, cabe mencionar que la realidad económica que atraviesa nuestro país, en pleno proceso de reactivación económica con medidas que están siendo adoptadas, a través de políticas públicas enmarcadas en el modelo económico social comunitario productivo, reconocido por instituciones extranjeras como “Economist Intelligence Unit” y otros organismos internacionales, que destacan la fortaleza del modelo aplicado en Bolivia, garantizan el cumplimiento de las obligaciones del Estado.

La Renta Dignidad es parte de las medidas adoptadas al amparo del exitoso modelo económico boliviano, constituyéndose en un beneficio que ha generado un impacto positivo en los adultos mayores. La vejez es una etapa de la vida a la cual en algún momento todos llegaremos y con seguridad, para la mayoría de la población, estos recursos serán importantes para tener una vejez digna.

FORO

Gustavo Gómez

Economista

[email protected]