Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 16 de junio de 2024
  • Actualizado 17:05

El modelo, una perspectiva desde el sistema financiero

El modelo, una perspectiva desde el sistema financiero

Hace más de una década, el mundo comenzaba a mirar con detenimiento el “milagro” boliviano debido a los niveles de crecimiento alcanzado por el Producto Interno Bruto, en diferentes gestiones como líder en Latinoamérica, situación inesperada de un país que era conocido por su experiencia hiperinflacionaria de los años 80 y sus niveles de pobreza, aspectos que figuran en los libros de economía como casos de estudio.

Los resultados obtenidos por el modelo no dejaron resquicio para la discusión, quedaba pequeño cualquier tipo de debate o divergencia, así como la causalidad existente entre el crecimiento de la economía y el sistema financiero, pero quedando claro que existe un nivel de acompañamiento y retroalimentación innegable, lo cual dinamiza la economía en su conjunto.

Las variables del sistema financiero mostraron dinamismo en el marco del modelo, soportando, en su momento, los efectos de la crisis financiera internacional y la pandemia, entre otros contextos adversos. Entre las gestiones 2020 y 2023, se destaca los niveles de crecimiento, así, los depósitos se incrementaron en más del 20% (de 181 mil millones de bolivianos a casi 222 mil millones), la cartera en más del 22% (17 mil millones de bolivianos a más de 21 mil millones); en el caso de los sectores priorizados, los créditos al sector productivo se incrementaron en casi 28% (77 mil millones de bolivianos a 98 mil millones), mientras que los otorgados para vivienda de interés en casi el 20% (26 mil millones de bolivianos a casi 32 mil millones). Asimismo, se incrementaron los prestatarios y el número de cuentas, entre otros resultados positivos.

Una de las medidas de impacto social, además de otras, está referida al número de familias favorecidas del crédito para vivienda de interés social, el cual llegó, en 2023, a beneficiar a más de 100 mil hogares bolivianos que no contaban con un techo propio, destacando también, el nivel de crecimiento de los créditos productivos para sectores priorizados.

Las perspectivas de las variables financieras para la presente gestión, consideran un escenario externo con un débil crecimiento de la economía mundial, conflictos bélicos, inflación persistente, tensiones financieras y fragmentación del comercio mundial, así como un escenario interno con conflictos climáticos y políticos, tendencia a la baja de la especulación del dólar, cumplimiento del acuerdo entre el sector público y privado, entre otros aspectos, por lo que se esperaría que se mantenga la estabilidad macroeconómica en el marco de la vigencia del modelo aplicado en nuestro país.

En este contexto, efectuando un análisis prospectivo por medio de las expectativas, se esperaría que al cierre de la presente gestión los depósitos crezcan por encima del 6,5%, la cartera en torno al 7%, los créditos dirigidos al sector productivo superen el 8,5%; la cartera para vivienda de interés social crezca alrededor del 6,2%, llegando a beneficiar a más de 106 mil familias bolivianas. También se espera que la mora se mantenga por debajo del promedio regional y la cobertura de los servicios financieros cumpla la meta de alcanzar al 95% de los municipios del país.

Estas proyecciones permiten visualizar escenarios optimistas con relación a los principales indicadores financieros en un contexto de incertidumbre internacional, pero que, debido a la fortaleza del sistema financiero nacional y la vigencia plena del modelo económico social comunitario productivo, se espera que sean positivos y continúen acompañando al crecimiento y desarrollo de Bolivia.

El modelo aplicado en nuestro país demostró que es de largo plazo y a la medida de nuestra realidad, con resultados que benefician a la población, que, además, desde 2020 promueve la sustitución de importaciones y consolida el desarrollo de sectores estratégicos para alcanzar la industrialización del país en el bicentenario, objetivo al cual deberíamos sumarnos todos.

FORO

Gustavo Gómez

Economista

[email protected]