Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 29 de mayo de 2024
  • Actualizado 11:52

Retrospectiva sobre el litio boliviano

Retrospectiva sobre el litio boliviano

La temática del litio del gran salar de Uyuni,  a corto y mediano plazo, va a generar bastante información, opiniones en uno u otro sentido y también tendencias o manifestaciones políticas que ojalá no perjudiquen,  porque resulta pernicioso para el país cuando se  “politizan”  los  proyectos ya sea regionales o nacionales.

Por consiguiente, de aquí en adelante y de acuerdo a las circunstancias, abordaremos la temática del litio. Por ahora es pertinente efectuar una ligera retrospectiva al respecto.

En la década de 1970, durante el gobierno del extinto presidente, entonces de facto, Hugo Banzer Suárez que se instaló en el país el proyecto de “explotación” del gran salar de Uyuni, con el añadido de que en determinado momento hubo conversaciones de “negocios del litio” entre Banzer Suárez y el también presidente de facto de Chile, Augusto Pinochet.

Después, cuando se restituyó la democracia en Bolivia,  un 10 de octubre de 1982, y asumieron constitucionalmente el mando del país, Hernán Siles Zuazo (MNRI) como presidente y Jaime Paz Zamora (MIR), vicepresidente,  no se abordó el tema litio porque el régimen de la UDP estuvo abrumado por muchos problemas económicos, sociales, políticos y otros que derivaron en el acortamiento del mandato de Siles Zuazo.

Luego vino el gobierno del MNR con el retorno de Víctor Paz Estenssoro como presidente y Víctor Hugo Cárdenas, vicepresidente. En esta gestión gubernamental se retomó el proyecto de explotación del litio del gran salar de Uyuni, pero casi en las postrimerías de su gestión y no les alcanzó el tiempo, por lo que se tuvo que dejar en suspenso para el siguiente gobierno.

Fue así que en el gobierno de Jaime Paz Zamora, se retomó el proyecto litio y firmó un contrato con la empresa norteamericana “Lithium Corporation Of América”  (Lithco). Sin embargo, ese contrato quedó sin efecto debido a la fuerte presión social y una huelga indefinida en el departamento de Potosí por considerar que se trataba de un “mal negocio” para el país.

Luego, en el corto periodo de Jorge “Tuto” Quiroga (ADN) como presidente, se tocaron puertas  de  embajadas en el país e inclusive viajes al exterior ofreciendo el litio. En algún momento se decía, ofreciendo casi como  “regalado” el litio boliviano, pero tampoco prosperó.

Vino después el  gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada y luego de Carlos Mesa con quienes se habló del litio esporádicamente hasta llegar al gobierno de Evo Morales, temática que abordaremos en una próxima oportunidad.

FORO

Guido Romay R.

Periodista, profesor y escritor

[email protected]