Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 29 de mayo de 2024
  • Actualizado 11:52

Falta de iniciativas en políticos y sindicalistas

Falta de iniciativas en políticos y sindicalistas

Otra de las grandes debilidades en la “clase” política y en dirigentes sindicales en el país es la falta de iniciativas y de generación de ideas innovadoras que tiendan a coadyuvar en la solución de conflictos sociales, políticos o de otra índole, como por ejemplo, para evitar o penalizar los permanentes bloqueos de carreteras y también de avenidas y calles de una ciudad.  

En la historia contemporánea de Bolivia, hubo importantes y hasta emblemáticos bloqueos de campesinos, ejemplo, en 1974 contra la dictadura del entonces presidente de facto Hugo Banzer Suárez. “En las carreteras hay muertos amontonados como leña…”, decía un titular del periódico Presencia al reproducir testimonios de los heridos y reprimidos por la dictadura banzerista.   

Otro bloqueo histórico del sector campesino fue contra el entonces presidente de facto Alberto Natusch Busch, al asumir la Presidencia del país con golpe de estado; pero su efímero gobierno no duró ni una semana porque resistieron ese cruento golpe de Estado precisamente los campesino con un bloqueo general de carreteras que paralizó a todo el país.

Se podrían citar o recordar otros históricos bloqueos de caminos por parte de los campesinos y desde luego también por parte de otros sectores sociales y populares. Lo cierto es que los bloqueos de caminos en Bolivia, en otros tiempos, fortalecieron las luchas sociales y, lo que es más importante, fortalecieron la democracia.

En la actualidad, los bloqueos de caminos, de avenidas y calles se han desnaturalizado y “degradado” de manera ostensible porque casi siempre son medidas que obedecen a consignas “políticas” y son  manipuladas por dirigentes sindicales o activistas políticos.

Los senadores y diputados, en lugar de estar enguerrillados todo el tiempo con uno u otro motivo, deberían generar iniciativas legislativas y en este caso crear una ley antibloqueos, de tal manera que los bloqueos dejen de ocasionar tanto perjuicio al país y a diversos sectores, incluyendo a los campesinos. En otros casos perjudican a sus mismos compañeros de clase que son los que más sufren porque viven del día a día.

Bolivia necesita hoy más que nunca de dirigentes sindicales y de políticos que en su accionar demuestren creatividad, objetividad e iniciativas que redunden en beneficio de la gente, de su región y de la patria que dicen amar, luchar o trabajar, pero en los hechos y no con simples discursos, declaraciones de prensa y menos con actitudes demagógicas.

FORO

GUIDO ROMAY R.

Periodista, profesor y escritor

[email protected]