Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 29 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:54

Un ejemplo para autoridades y legisladores

Un ejemplo para autoridades y legisladores

La reciente celebración de la efeméride departamental de Cochabamba ha servido para advertir, una vez más, que las dos principales autoridades de Cochabamba, el gobernador Humberto Sánchez y el alcalde Manfred Reyes Villa, que son de tendencias político-ideológicas opuestas, cuando se trata del interés supremo de la tierra a la que se deben dejan de lado sus colores políticos.

Esta percepción ciudadana en Cochabamba ya se pudo advertir desde el inicio de gestión de ambas autoridades, aunque la población asumió con cierta cautela y hasta pesimismo en el entendido de que en el país es frecuente que autoridades de oficialismo y oposición, ya sea del nivel central, departamental o municipal estén permanentemente enfrentados y cargados hasta de “odio político” dejando de lado el supremo interés de la patria o de la región a la que unos y otros se deben. 

Oficialistas y opositores se llenan la boca al decir que trabajan por los sagrados intereses nacionales o subnacionales; pero en los hechos se ve todo lo contrario porque siempre anteponen sus mezquinos intereses político-sectarios y hasta intereses personales o de grupo.

Este mal endémico en la clase política en Bolivia, ahora es cada vez más complicado e incierto por las disputas internas en el MAS, en el que “evistas” y “arcistas” cada día que pasa implícitamente reflejan una mala imagen de los políticos bolivianos.

Los “evistas” no quieren escuchar a nadie y peor admitir alguna crítica constructiva. El propio exvicepresidente Álvaro García Linera fue muy claro en su posición y sugerencia para que los “evistas” sean más cuidadosos y mesurados para no generar antipatía en la población; pero no le escucharon y hasta le criticaron con una serie de adjetivaciones. 

Por estos y otros antecedentes, vale la pena destacar el comportamiento de las dos principales autoridades de Cochabamba, que debe servir como un digno ejemplo para autoridades nacionales y subnacionales, así como para senadores, diputados, asambleístas, concejales municipales, quienes deben demostrar en el día a día y con hechos que, ante todo, y por sobre todas las cosas, primero deben pensar y trabajar por el país y/o por su región porque de otra manera solo es palabrería y simple demagogia.

FORO

GUIDO ROMAY

Periodista, profesor y escritor

[email protected]