Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 29 de mayo de 2024
  • Actualizado 11:08

Caso Marset y el rating en televisión

Caso Marset y el rating en televisión

Los rating en televisión y también en radio son mecanismos de medición de la cantidad o porcentaje de personas que ven o escuchan un determinado programa e indudablemente que todos los medios audiovisuales se dan maneras de llegar a la mayor cantidad posible de personas.

Existen ocasiones en que determinados programas de televisión, por ganar rating, emiten contenidos o programas que no siempre concuerdan con las buenas costumbres, con los valores humanos, con la dignidad en una sociedad y, lo peor,  sin ética profesional en este caso en el campo de la Comunicación Social. 

Es lo que ha ocurrido hace poco con el polémico caso del narcotraficante uruguayo Sebastián Marset, quien desde la clandestinidad apareció en una entrevista con la periodista de su país Patricia Martin para un programa periodístico en un canal de televisión de Uruguay.

Durante dos fines de semana consecutivos,  “para ganar rating”, canales de televisión de Bolivia, Uruguay y Paraguay han generado una insospechada expectativa de miles de televidentes con espacios previos de comentaristas y presentadores de televisión que anunciaban con dosis de sensacionalismo la emisión de la entrevista con el narcotraficante Marset.

Como resultado de dicha entrevista en dos partes y en  dos fines de semana, ocuparon luego los primeros planos de la información en periódicos, radios y canales de televisión el tema de la entrevista periodística a Marset como si se tratase de una personalidad o de un gran personaje de bien para la sociedad, cuando en los hechos resulta ser todo lo contrario.

Revisando titulares y contenidos noticiosos de medios de comunicación de Uruguay, Paraguay y Bolivia respecto a la tan “publicitada” entrevista (por el rating) con el narcotraficante Marset, se coincide en cuestionar a dicho personaje por su afán de protagonismo; también por ofender y agraviar a los tres países con uno u otro argumento y también se cuestiona el abordaje periodístico.

En todo caso, surgen interrogantes como las siguientes:  ¿La entrevista era para informar o para posicionar una idea? ¿ Será que Marset quiere imponer su verdad a cualquier precio?  ¿Será que ahora existen operadores mediáticos para generar un periodismo antiético?

FORO

GUIDO ROMAY R.

Periodista, profesor y escritor

[email protected]