Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 18 de junio de 2024
  • Actualizado 00:15
Tiempo de dudas

El 30 de octubre de 1938 a las 8 de la noche se desató el pánico desde Nueva Jersey a todos los Estados Unidos, cuando desde la Columbia Broadcasting System (CBS) Orson Welles transmitía en vivo la invasión alienígena al planeta, generando un caos sin precedentes.

Aquella adaptación radiofónica de la novela de H.G. Welles demostró el gran impacto de los medios de comunicación y en particular de la radio en ese contexto histórico y temporal.

La expresividad que raya entre la realidad y la ficción ha sido de alguna manera una constante que convive en los medios de comunicación de forma paralela a la esperada rigurosidad metodológica de la expresión de la verdad, al menos en una buena parte de los géneros informativos.  

Con la irrupción de la Inteligencia Artificial durante el último periodo, muchos de los paradigmas de la sociedad actual y entre ellos los vinculados a la comunicación han sufrido al menos una pequeña sacudida.

Hoy más que nunca nos enfrentamos a un sinfín de plataformas, recursos, formatos, aplicaciones y un mundo interminable de formas de difusión y acceso a información -sin detenernos en esta ocasión en el tipo y calidad de contenidos- que nos sitúa en un mundo en el que lo real y ficticio digital conviven, en muchos casos sin fronteras claras.

Es en este tiempo en el que el manejo de la tecnología puede transformar la realidad es que surge más que nunca la urgencia de la duda, para no caer como simples mortales -que además lo somos- en una especie de paranoia o en una fe ciega en lo que vemos, leemos y oímos.

Desde la distracción más ingenua, la ilustración más maravillosa, hasta estafas de marca mayor con el uso de recursos que clonan fielmente la voz, por ejemplo, hoy en día la información manipulada en todas sus formas circula en los medios de comunicación digitales, redes sociales y plataformas digitales, con las que convivimos en el día a día, usualmente desde muy temprano hasta muy entrada la noche, en nuestro entorno social, laboral e incluso en nuestros espacios más íntimos.

Sin endiosar ni satanizar la evidente irrupción de la inteligencia artificial, nos queda aprender de esta nueva e inevitable convivencia frente a lo cual la mirada crítica y cuestionadora resulta una habilidad vital. En estos tiempos, frente a las nuevas tecnologías, sus expresividades y sus usos, parecería que lo más sensato es al menos dejar cabida a la duda frente a lo que circula en el mundo digital.

CONSTRUIR COMUNIDAD

GRISSEL BOLÍVAR  VALLEJO

Directora de Carrera Comunicación Social UCB

[email protected]