Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 17 de mayo de 2022
  • Actualizado 23:47

Sustentabilidad y la capacidad de hacerla cumplir

Sustentabilidad y la capacidad de hacerla cumplir

Con frecuencia se leen y escuchan voces “ecologistas” y “declaraciones oficiales” sobre la importancia de la sustentabilidad, pregonando “hacer un uso correcto de los recursos naturales sin comprometer los de las generaciones futuras, recomendando su preservación, protección y conservación actual y futura”. Con medidas bastante racionales como “no consumir los recursos renovables a un ritmo superior al de su generación”; “no producir sustancias contaminantes a un ritmo superior a la capacidad de reciclarlos, neutralizarlos o que sean reabsorbidos por el medio ambiente”, etc. Pero así, de una manera muy suelta de cuerpo, como si bastara con afligirse y posar para la prensa con alocuciones como esas. Lo cierto es la constatación a nivel internacional, nacional y local, de una predominante apatía en la mayoría de las personas y un proceder depredador de quienes, desde siempre usufructúan con los recursos naturales en general.

No se llega a comprender que la sustentabilidad es una dinámica social y participativa, que se construye sobre la base de otras sustentabilidades como la ambiental, territorial, social, económica y, sobre todo, política. Pasa por posicionar el concepto de “desarrollo” como algo que tiene límites y no como una atractiva quimera sin fin, ni límites, como lo que pasa actualmente. Entonces, la sustentabilidad implica decir ¡Alto!, con gran capacidad explicativa y de cumplimiento. Implica asumir los valores patrimoniales del territorio local, implica un pacto social de concertación de sentido común, de carácter interdisciplinario para reconocer, para revalorar lo que se tiene en el territorio y “cuidarlo participativamente” por el bien de todos sin excepción. El modo de “aprovechar” este patrimonio resulta decisivo, implica “horizontalizar” las relaciones de producción, implica cambiar el estatus jurídico de la propiedad de los medios de producción, implica afianzase en colocar la vida de todos, ante la mediatez del lucro individual. En síntesis, en cambiar la forma de vida social, que actualmente se tiene. De lo contrario, los argumentos de la actual sustentabilidad serán palabras al viento, que no evitarán la extinción de la vida en todas sus formas y en todos los lugares.

Ejemplos pequeños y locales; el río Rocha, la laguna Alalay, el Parque Tunari, el crecimiento sin límites de la ciudad de Cochabamba, el cambio del clima en la Llajta, la desaparición de los árboles frutales y un largo etcétera.

CIUDAD SUSTENTABLE 

GERMÁN TÓRREZ MOLINA

Economista

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad