Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 24 de junio de 2021
  • Actualizado 18:45

Reparación y mantenimiento de calles y avenidas

Reparación y mantenimiento de calles y avenidas

No es la primera vez que se advierte sobre este tema, al contrario, es una demanda recurrente que se caracteriza por merecer injustificadamente la indolencia de los responsables directos e indirectos. Es decir, de quienes por ley son los responsables de estos trabajos y de quienes pagamos impuestos como usuarios de estos espacios de circulación. Otra vez, la mayoría de los cochabambinos y cochabambinas hemos vuelto a circular por nuestras calles y avenidas a pie, en bicicletas, en motos, en movilidades propias como en vehículos de transporte público. La realización cotidiana de esta necesidad urbana de trasladarse por nuestra ciudad, resulta azarosa, al ver, al sentir y al comprobar el mal estado físico de determinados puntos, en gran parte de las vías públicas.

Si se transita a pie, es frecuente encontrar aceras defectuosas, por desgaste, con losas levantadas por las raíces de los árboles, mal construidas o aceras sin desagües con depresiones en la calzada, donde se suele acumular agua y se mojan a los transeúntes cuando pasa una movilidad, especialmente de transporte público. Ya son emblemáticos determinados huecos en las calles y avenidas, que si se los conoce y recuerda, obligan a frenar y a eludirlos, caso contrario sorprenden por el golpe brusco y dañino para los sistemas de suspensión de los automóviles. Lo que llama la atención son sus pequeñas dimensiones y su gran número disperso por calles y avenidas. Lo que continúa llamando la atención, es que son reparaciones no complejas y aparentemente de rápida solución.

Se requiere sobre todo de una “instrucción firme” y de una “buena voluntad operativa”. De que la autoridad pertinente conmine a la instancia correspondiente, el diseño de una solución sustentable y que esta última se organice en brigadas operativas ágiles, con mucha iniciativa que hagan “desaparecer” estos baches. Además, con algo de criterio estético, muchos de estos arreglos son parches o remiendos “a la mala”.

A los ojos de los visitantes, todos quedamos bien o mal, al final de cuentas nuestras calles y avenidas son de alguna manera el reflejo de nuestra forma de ser como comunidad. Así, los slogans de identidad cochabambina se tornan burlescos. 

CIUDAD SUSTENTABLE

GERMÁN C. TÓRREZ MOLINA

Economista

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad