Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 28 de junio de 2022
  • Actualizado 00:17

El poderoso concepto-obstáculo: la “región”

El poderoso concepto-obstáculo: la “región”

Con el pasado 27 de mayo se han cumplido ocho años desde la creación de la Región Metropolitana “Kanata” del departamento de Cochabamba, mediante Ley Nº 533. Sus objetivos (promover el desarrollo integral urbano y rural…, promover la gestión planificada del territorio…, asegurar un crecimiento urbano planificado… y contribuir a resolver otros problemas comunes y desafíos compartidos…) a la fecha, son más enunciados nominales que hechos trascendentales. Las causales y las justificaciones de parte de los responsables pueden ser múltiples y quizás hasta comprensibles en el candor de sus perspectivas.

Yves Lacoste, geógrafo francés, advierte que en el afán de “personalizar” el territorio, se suele apelar en la planificación en general y en la planificación de las políticas públicas en particular, al concepto de “región”, haciendo énfasis en alguna “variable objetiva común”, como el de compartir el “espacio urbano” entre los inicialmente siete municipios (Sacaba, Cochabamba, Colcapirhua, Tiquipaya, Quillacollo, Vinto y Sipe Sipe). Con la gravísima omisión o subestimación de la potencialidad de los problemas políticos y relacionales entre los intereses involucrados. En este sentido, el concepto de “región” es atractivo y cómodo pero que obstaculiza, que oculta o inhibe el análisis de los problemas de la “espacialidad diferencial”, al imponer una única manera de dividir el territorio. Dejando de lado, las características espaciales e históricas de las realidades económicas, sociales y políticas de cada componente que hacen la región. En síntesis, la mencionada ley carece de una reflexión metodológica de implementación (¿reglamento?). No es razonable ni aceptable poner en igualdad de condiciones –para cualquier propósito– a los municipios de Cochabamba y Sipe Sipe, por ejemplo. Como para cualquier otra combinación de instituciones municipales.

Por lo tanto, los “límites regionales” no son tales, debido al dinámico alcance, influencia y significación de las variables analizadas, dando lugar a la consideración de “espacialidades diferenciadas”, donde las “realidades” aparecen y se entienden diferentes, según el nivel de análisis elegido, permitiendo otros tipos de razonamiento y de conceptualización. Que “Kanata” no sea un yugo que ligue a los municipios a objetivos irrealizables por sus obvias diferenciaciones. Que sea más bien, un “campo de oportunidades” para que cada municipio recupere un sentido de otra centralidad más, que contribuya a la descentralización y a liberarse de criterios homogeneizantes, conservando sus propias características y potencialidades. Entendiendo al concepto de región, como una correlación variable.

CIUDAD SUSTENTABLE

GERMÁN TÓRREZ MOLINA

Economista

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad