Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 24 de enero de 2022
  • Actualizado 00:36

Federalismo municipal solidario

Federalismo municipal solidario

Desde los últimos meses del año pasado se ha vuelto a sensibilizar a la opinión pública nacional, con el ondear de las banderas del Federalismo con vientos del oriente boliviano. Las reacciones no tardaron en polarizarse entre los que defienden el “centralismo” del Estado Plurinacional y los que abogan por el “separatismo” a partir de la interpretación de una manera particular de lo que representa un gobierno autónomo municipal o departamental. En ambos extremos se han dado cobertura a versiones que les hacen falta complementaciones conceptuales, reflexiones doctrinales y consideraciones de procedimiento, dado el estado de derecho en que vive el país.

Sin embargo, al margen de estas posturas excluyentes es oportuno rescatar de manera sintética la versión sobre el “Nuevo Municipio”, que Alberto Magnaghi aporta. En primer lugar, aboga por la “construcción de espacios y prácticas de nueva democracia participativa orientadas a buscar modelos de autogobierno municipal para un desarrollo local auto sostenible, donde la palabra desarrollo se refiere, principalmente, al crecimiento de la sociedad local y a la conformación de sus estilos de vida para la consecución de bienestar y de buen vivir”. Propone la construcción de una “federación” plural, desjerarquizada y fundamentalmente solidaria, dentro de un proceso de “globalización desde la base, capaz de construir redes ‘locales de orden superior’ y útil para difundir y conectar energías de respuesta activa a la globalización económica” como antítesis del “federalismo de Estado que procede desde arriba hacia la base, a través de una descentralización institucional que produce nuevas formas ‘descentralizadas’ de centralización y de exclusión en el sistema decisional, y que puede presentar respuestas egoístas de insolidaridad que lleven al separatismo”.

Como se comprenderá, el concepto de Federalismo requiere ser posicionado en el marco de un debate idóneo, de valoración semántica y sobre todo de escala. Porque sencillamente, el Federalismo a secas, como expresión de los poderes consolidados o como estrategia de la economía global de mercado, seguirá haciendo de los municipios instituciones funcionales a la expoliación económica de los recursos locales, en el afán de posicionarse en lo más alto de la competición global. Entonces, otra cosa es el Federalismo para promover la auto sostenibilidad, la equidad, la solidaridad, el incremento del bienestar individual y social a partir de la revalorización de los patrimonios ambientales, territoriales y culturales, de cada municipio, sin exclusiones.

CIUDAD SUSTENTABLE 

GERMÁN C. TÓRREZ MOLINA

Economista

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad