Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 22 de junio de 2021
  • Actualizado 12:28

¿Qué es el salario emocional?

¿Qué es el salario emocional?

Hace unos días, se publicó un artículo de la mexicana Marisa Elizundia, consultora internacional, especializada en recursos humanos, quien explica lo que es y representa el “salario emocional” para las personas en el ámbito laboral. La verdad es que desafía con su análisis a todos quienes estamos acostumbrados a valorar la recompensa de nuestro trabajo solo en términos monetarios. Ella misma empieza reproduciendo la pregunta más curiosa y la respuesta más obvia ¿Por qué trabajas?, “por dinero” diría una gran mayoría.

Lo que experimentamos cuando recibimos nuestra paga, sea este un salario, sueldo o monto único acordado, en ese momento crucial, involuntariamente hacemos una valoración sobre las emociones que nos provoca ese dinero en nuestras manos. ¿Estamos conformes? ¿es aún insuficiente para satisfacer nuestras necesidades? ¿queda algo para ahorrar? ¿valen la pena los esfuerzos y sacrificios realizados? ¿siento entusiasmo para seguir? ¿siento resignación y angustia por continuar?, etc. Podríamos seguir indagando en nuestro interior. 

Las repuestas favorables o desfavorables a todas esas preguntas, es lo que Elizundia denomina el “salario emocional”, aclarando que no es algo fijo, que son susceptibles de cambiar en el tiempo. Es la creadora del Barómetro de Salario Emocional, que mide “aquellos beneficios puramente emocionales que los individuos obtienen del trabajo”. 

Identifica 10 factores que configuran al salario emocional que recibimos adjunto al salario metálico. 

A saber: 1. Autonomía, gozar cierto grado de libertad para hacer bien tu trabajo. 2. Pertenencia, sentirse parte de un colectivo que te aprecia y toma en cuenta. 3. Creatividad, que te permite aportar para mejorar tu trabajo. 4. Dirección, entendiendo tu trabajo como una carrera con perspectivas ciertas de duración. 5. Disfrute, en el sentido de gustar de permanecer en el trabajo. 6. Maestría, sentir que avanzas en tus destrezas como resultado de tu trabajo. 7. Inspiración, ganas de perfeccionar tu trabajo. 8. Crecimiento personal, sentirse cada vez mejor persona, autoestima. 9. Crecimiento profesional, tener un rol importante en el lugar de trabajo, que te consultan y 10. Sentimiento de propósito, que sientas que tu trabajo es útil, que le sirve a la gente y a tu empresa.

Como se comprenderá, es toda una exploración perceptiva y honesta de los efectos de nuestro trabajo en nosotros mismos. ¿Cuánto suma tu salario emocional?  

CIUDAD SUSTENTABLE

GERMÁN C. TÓRREZ M.

Economista

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad