Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 22 de junio de 2021
  • Actualizado 13:45

Cambios en los empleos desde ahora

Cambios en los empleos desde ahora

Si nos ponemos a reflexionar sobre los cambios que estamos experimentando en nuestras actuales formas de trabajo, nos daremos cuenta que ahora estamos más vinculados a la informática y que es un nuevo rasgo laboral impuesto por la pandemia. Pensar seguir trabajando sin estos recaudos, es prácticamente imposible. De pronto, al margen de quienes seamos y en qué trabajemos, estos dos atributos (automatización y pandemia) son ineludibles exigencias a tomar en cuenta en desempeño laboral.

La actual fuerza laboral de cualquier sociedad, de todos los campos de conocimiento sin excepción, requieren ‘ponerse al día’. Es decir, se necesitan tiempo y recursos económicos para capacitarse (readecuarse) como mano de obra en esta perspectiva. Y no a futuro, sino desde ahora mismo. Caso contrario, se perderán o pasarán a otras manos, nuestros empleos actuales.

Estos cambios han empezado a generar nuevas oportunidades de empleo y de profesionalización, para jóvenes y no jóvenes que no quieran que los deje el nuevo y veloz tren de la automatización de la fuerza laboral. Los empleadores ya se han dado cuenta que requieren de profesionales y técnicos con destrezas y habilidades para manejar la automatización de procesos, analistas de seguridad de la información y especialistas en el internet de las cosas. Concretamente las profesiones apetecidas serían: ‘Analistas y científicos de datos. Especialistas en inteligencia artificial y aprendizaje de máquinas. Especialistas en el manejo de grandes volúmenes de datos. Especialistas en marketing y estrategias digitales. Especialistas en procesos de automatización. Profesionales dedicados al desarrollo de negocios. Especialistas en transformación digital. Analistas de seguridad digital. Desarrolladores de software y aplicaciones. Especialistas en internet de las cosas’.

Estos cambios que se imponen, hacen más tenues los campos disciplinares de las diferentes profesiones, induciendo más bien al trabajo interdisciplinario en la solución de los problemas que les competen a cada profesión o campo laboral. Ya antes del posicionamiento de estas premisas (automatización y pandemia), nos habían advertido los pedagogos de la necesidad de encarar los estudios como un proceso continuo, durante toda la vida laboral. Una mala noticia, para nuestros tradicionales estudiantes universitarios y/o técnicos superiores, que aspiran a estudiar solo dos, tres, cuatro o cinco años a lo mucho. Ni modo les dijera. 

CIUDAD SUSTENTABLE

GERMÁN C. TÓRREZ MOLINA

Economista

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad