Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 17 de mayo de 2022
  • Actualizado 23:43

Familia, fútbol y Messi

Familia, fútbol y Messi

Al platicar de fútbol, también hablamos de los  jugadores, de los equipos con quienes nos identificamos, los mismos que nos despiertan emoción y pasión entre los integrantes de una familia. Es cierto que en el fútbol se conocen varios “tridentes”, que por la calidad de sus jugadores logran mayores y mejores resultados, podríamos formar una para la vida, que está relacionada a la familia, al fútbol y a Messi.  Muchos se preguntarán ¿por qué Messi?

La familia está considerada la base de cualquier sociedad, constituye un “refugio” donde podemos compartir comunicación, alimentos, humor, tristezas, emociones, sentimientos, nacimiento o la muerte de uno de los componentes, siendo la más importante el amor que nos une a todos.

Es cierto que no hay familias perfectas, porque entre nosotros peleamos, gritamos, pero, al final, pase lo que pase la familia siempre estará ahí.

En este mundo diverso, hay una variedad de familias como las comunes o nucleares; padres con sus hijos/as, otras las monoparentales; hijos/as que viven con el padre o la madre, otras las recompuestas; padres divorciados con hijos/as de cada uno, otras las de corazón; amigos, grupos, clubes, hinchas o pandillas, otras que se forman entre las diversidades sexuales como de los homosexuales.  Podríamos nombrar otras familias con diferentes características agrupadas en un entorno, con objetivos y fines propios. Así es nuestro planeta Tierra, cada vez más caótico, con muchos problemas y sobre todo con la presencia de otras enfermedades como el COVID-19 que ha destrozado a muchas familias, por la pérdida de alguno de sus miembros o ha impedido, por el momento, formar otras, sobre todo de gente joven.

Hay que reconocer que también en la familia no todo es “color rosa”. Desde hace muchísimos años, esta institución social está en crisis debido a la modernidad de las “sociedades liquidas”, dejando su huella desoladora en los hijos/as, dando lugar a muchos problemas por la falta de afecto y “apapachos” tan esenciales para el crecimiento de los hijos, hijas y, por qué no decir, de todas las personas.

El fútbol se constituye en uno de los mejores nexos para unir familias. Es un espacio donde podemos compartir con hijos/as, sobrinos/as, cónyuges, etc, que a través de un partido en vivo o directo frente a un televisor, aprovechamos el momento para acercarnos a nuestros hijos, hablamos de aquello que les preocupa, ver sus necesidades, etc. En lo personal, es un espacio para compartir sentimientos, porque gritamos, vociferamos “malas palabras” cuando un jugador o el equipo no hace una buena performance. Alrededor de la televisión o en las gradas de un estadio compartimos un refresco, incluso muchas familias todavía hoy llevan al estadio su “tapeque” para invitar a otras personas o amigos.  Y, obviamente, como hinchas sufrimos, lloramos, cuando nuestro equipo favorito pierde un partido, o cuando gana, el sentimiento, la emoción se traduce en alegrías, risas, felicidad.

Muchas mujeres cuestionan que los varones destinen demasiado tiempo al “deporte de las masas”. Dicen “todo es fútbol y fútbol”  y se crean conflictos innecesarios,  ya que ellas también tienen sus espacios,  ya que para cada cual, hay su cada quien,  es decir, que para cada género existe  su pasatiempo favorito. Por ejemplo, muchas mujeres son verdaderas fanáticas de las telenovelas antiguas como “El Caballero de Rauzán”,  “Rosa de Lejos” , “Cuna de Lobos”, “El Bien Amado”, la misma que está de vuelta en versión mexicana y que las repiten casi siempre. En estos tiempos más modernos tenemos las novelas “La fea más bella”, “La Gaviota”, “Soy tu dueña”, “Caer en tentación”, o las telenovelas turcas que se han posesionado con mucha fuerza en nuestro medio. Seamos comprensibles, ya que tanto mujeres como varones tenemos nuestros gustos y podemos convivir a base de amor, comprensión y tolerancia.

¿Y qué decir de ese extraordinario jugador y persona como es Lionel Messi?, considerado uno de los mejores futbolistas de la historia, que últimamente ganó el Balón de Oro. Si recordamos en la última Copa América, lo primero que hizo fue poner a su familia en primer lugar, mostrando a través de una video llamada, los trofeos que había conseguido.  Para nuestra sociedad, este personaje puede ser considerado un ejemplo para miles de jóvenes que podrían ver en el fútbol un proyecto de vida y un influencer en el fortalecimiento de la familia, ya que en todo evento social o deportivo siempre está acompañado de su esposa Antonella y sus tres pequeños hijos, que los vemos a través de las redes sociales e incluso acompañado de su perro Hulk, que también es miembro de su familia.

Lamentablemente sabemos que no todo es duradero en la vida y Messi algún momento dejará el fútbol para dedicarse a su familia y a los hinchas de todo el mundo. Nos causará mucha tristeza, porque ya no disfrutaremos de la magia con que juega al fútbol.  Por ello es muy importante valorar ese grupo social llamado familia como el mejor tesoro y debemos mantener que esta dupla maravillosa de familia y fútbol sean declarados intransferibles por la importancia que tienen, para sobrellevar los avatares de la vida, para avanzar y seguir adelante, ahora especialmente en estos tiempos durísimos de COVID-19.

GÁRGARAS DE SAL

FREDDY ZAMBRANA H:

Psicólogo

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad