Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 27 de septiembre de 2022
  • Actualizado 14:31

Enfermeras sin límites

Enfermeras sin límites

El pasado 12 de mayo se recordó el Día Internacional de las Enfermeras y en nuestra ciudad se rindieron sencillos homenajes de gratitud, de reconocimiento a estos recursos humanos, como parte de los equipos de salud que apoyan en las respuestas para la promoción, la prevención, el restablecimiento y el mejoramiento de la salud de la población en general.

¿Quiénes son las enfermeras/os?, ¿qué trabajo realizan? ¿cuáles son las habilidades y destrezas de este personal sanitario? Una enfermera o enfermero tiene la vocación de asistir o atender a enfermos, heridos o lesionados bajo las prescripciones de un médico o ayudar al médico o cirujano. Están capacitadas para realizar una amplia gama de servicios de atención en salud como tener a su cargo la historia clínica, atender en salas de los hospitales los requerimientos de los enfermos, llevar a cabo el examen físico, apoyar a los médicos en algunos procedimientos como, por ejemplo, una biopsia, una ecografía, suministrar recetas, ofrecer material de información, educación y comunicación para la prevención de enfermedades y estilos de vida saludable, apoyo en actividades de carácter masivo, como ferias, campañas de salud,  etc.

Otra de las labores que realizan son un factor de contención de emociones, sentimientos, reacciones de familiares, amigos; cuando los pacientes se encuentran postrados en cama, muy delicados en su estado de salud e incluso no pueden resistir a las enfermedades que los aquejan y en muchos casos fallecen, ahí estará una enfermera para la contención, el consuelo de la perdida de los seres queridos. También hay que reconocer que hacen el “trabajo sucio” como limpiar, asear a los enfermos que ya no pueden controlar sus desechos humanos, una labor por cierto muy pesada y complicada para el personal de este servicio, donde no ponen límites en el cumplimiento de su deber.

En estos tiempos de la pandemia se constituyeron “en la primera línea de respuestas al Covid-19”, sobre todo auxiliares y licenciadas en enfermería que trabajan en los hospitales de atención intrahospitalaria, atendiendo a los contagiados por el mortal virus. En ese cometido, muchas murieron en el cumplimiento del deber, ofrendaron sus vidas para que otros puedan vivir. Fuentes oficiales afirman que en Cochabamba fallecieron entre 3 a 4 enfermeras por cada institución de salud a causa del coronavirus, dejando un velo de tristeza; el recuerdo de cada una de las enfermeras/os  está presente en muchas instituciones de salud.

Frente a este enemigo invisible, se formaron varios equipos de enfermeras en todas las instituciones de salud, que incluso en los hospitales forman parte de las Áreas Covid-19 para la respuesta a esta enfermedad emergente.  Mención especial para las BEAR, que es la Brigada Especial de Respuesta Rápida del SEDES Cochabamba y fueron designadas a varias tareas, las cuales cumplieron a cabalidad. Por ejemplo, cuando llegaban las vacunas, tenían que estar en el aeropuerto a tempranas horas de la madrugada para recibir. Para el almacenamiento y la  distribución a los distintos puestos de vacunación, utilizaron horarios muy extensos;  realizaron una gran labor en la aplicación de las vacunas, apoyando las distintas campañas que se realizaron, soportando incluso el mal genio de algunos malos ciudadanos. Es cierto que todavía existen varios puestos de vacunación, donde están presentes, enfrentando retos y comprometidas en las labores diarias.

En las distintas supervisiones que realizamos al área rural, hemos podido observar la presencia de este personal de salud, generalmente enfermeras, mujeres solas, algunas con sus pequeños hijos en brazos y en lugares inhóspitos lejos de las capitales de provincias, soportando las inclemencias del tiempo, transportándose incluso a pie para llegar a las comunidades lejanas, para cumplir con la atención en salud y con gran énfasis en el cuidado de salud de los menores de edad.

No obstante, y pese a que en varios lugares no cuentan con los insumos, materiales necesarios para desarrollar la atención en salud, se dan modos para que los usuarios sean atendidos de la mejor manera posible. También hemos recibido el testimonio de varias enfermeras que sufren el acaso sexual de los comunarios, que al verlas solas intentan ejercer cierto tipo de violencia en contra de este personal que muchas veces afronta estos atropellos.

Esperamos que a futuro se vislumbren mejores días para este sector, y que las enfermeras de todo el mundo, que merecen nuestro respeto y admiración por el rol que cumplen en el servicio a la comunidad, reciban las bendiciones por todo ello. ¡Salud y honor  a  las enfermeras del mundo!

GÁRGARAS DE SAL

Freddy Ricardo Zambrana H.

Psicólogo

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad