Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 16 de octubre de 2021
  • Actualizado 17:19

Los derechos de las personas LGTBI en pandemia

Los derechos de las personas LGTBI en pandemia

El 28 de junio se recordó el Día Internacional del Orgullo LGTBI y en todo el mundo se realizaron manifestaciones  para promover la aceptación, la tolerancia y, sobre todo, para reivindicar los derechos humanos de las personas que pertenecen al colectivo LGTBI, que han sentido y siguen sintiendo en carne propia una serie de abusos, violencia y hasta muerte solo por ser diferente a los otros.

Antes de la pandemia del COVID, las personas que se consideran Lesbianas, Gays, Trans, Bisexuales e Intersexuales (LGTBI)  realizaban una serie de acciones en nuestra ciudad para que la comunidad, las autoridades y los tomadores de decisión puedan trabajar en políticas de inserción social, de respeto, de aceptación, de atención en salud, etc.

Durante muchos años han sido las propias personas que pertenecen a estos colectivos, las que han impulsado una serie de leyes para trabajar en incidencia política, con el fin de que sean tomadas en cuenta para mejorar la calidad de vida de esta población, que en estas últimas semanas una de sus principales líderes falleció a consecuencia del virus, dejando un gran vacío en el liderazgo, porque no es fácil ser visible y luchar por los derechos de este sector, ya que estamos en una sociedad que lo primero que hace es  buscar culpables, criticar, cuestionar, emitir una serie de prejuicios, preconceptos.

La situación de este sector durante la pandemia fue muy crítica, al igual que otros sectores como las trabajadoras sexuales, ya que fue uno de los sectores más golpeados por la pandemia, que no recibió ninguna ayuda por parte de instancias superiores. Solo y gracias al trabajo de sus propios líderes, pudieron conseguir algunos alimentos básicos y nada más. Muchas prácticamente quedaron abandonadas a su suerte, ya que aparte de sufrir discriminación, rechazo, a ello se sumó la presencia devastadora del COVID, es decir, sobre  llovido, mojado.

En el tema de un derecho fundamental que es el acceso a la salud integral, muchas de estas personas no acuden a las instituciones de salud por varias razones, una de ellas, el temor de ser identificadas. El personal sanitario refiere no estar preparado y formado para realizar una atención transversal a esta población, tomando en cuenta las características de todo este grupo diverso en su orientación sexual. Otro de los factores es el rechazo que persiste en el personal sanitario, pese a que desde hace tiempo, varias instituciones en salud y algunos organismos no gubernamentales  trabajan en la disminución del estigma y la discriminación hacia el colectivo LGTBI de Cochabamba.

Para lograr la inclusión en el acceso universal de salud a estas poblaciones,  desde hace varios años en toda  Bolivia y en Cochabamba existen los CDVIR (Centro Departamental de Vigilancia y Referencia de las ITS y el VIH/SIDA)  que atiende a varias poblaciones como las personas que viven con el VIH/SIDA, las trabajadoras sexuales, la población de personas en situación de calle y también al colectivo LGTBI.

Este importante centro de salud, que forma parte del SEDES, durante la pandemia no ha cerrado sus instalaciones para atender a todas las poblaciones citadas anteriormente, incluidas el colectivo LGTBI  y cuenta con un personal médico-clínico capacitado para atender de manera diferenciada  a esta población y también son atendidas en orientación, información, contención y  apoyo psicológico, abastecimiento de medicamentos, etc. Es cierto que son muy pocas personas de estos colectivos que acuden al CDVIR, muchas otras no lo hacen por el temor a ser identificadas…

Todavía hay mucho por hacer en el tema de los derechos humanos del colectivo LGTBI  que, entre otras cosas, lo único que quiere es el respeto a su forma de pensar, a su forma de expresar sus sentimientos, sus emociones y su sexualidad,  como también en los derechos humanos de  otras poblaciones como  las  personas originarias, campesinos, indígenas, que también han sufrido mucha  discriminación y rechazo.

Es importante reducir las brechas que existen en muchas instituciones, en muchos sectores de la población,  para lograr una mejor empatía, tolerancia y, sobre todo, mejorar la atención integral e inclusiva en el derecho a la salud de todas estas poblaciones, principalmente en tiempos de pandemia.

GÁRGARAS DE SAL

Freddy Ricardo Zambrana H.

Psicólogo

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad