Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 18 de mayo de 2022
  • Actualizado 00:04

A cama caliente

A cama caliente

Los locales que funcionan como moteles están por todos lados, esparciéndose como “hongos” en nuestra ciudad; la construcción de estos locales, comprenden un parqueo, que sirve como garaje para los autos y espacios que van desde un pequeño departamento hasta un simple cuarto, que son utilizados por las parejas, para “pasarla bien” y donde mantienen relaciones sexuales coitales.

Llama la atención el hecho de que, al ingresar a las piezas de varios de estos moteles, tienen una especie de banqueta donde los ocasionales clientes hacen “el charle” o “la previa”, el consentimiento para tener intimidad, por si una de las parejas se desanima.

El objetivo de estos locales es ofrecer a los clientes un ambiente agradable, de mucho confort donde, sobre todo en los ambientes VIPS “para ejecutivos” los “cinco estrellas”, tienen todos los servicios a su alcance (un frigo bar con todo tipo de bebidas, saladitos, equipos de TV, música, etc.) que buscan la comodidad de las parejas.

A estos lugares frecuentan todo tipo de personas, los que  tienen una relación permanente o personas que se han conocido hace un par de horas, producto de “un agarrón”, al calor de las bebidas alcohólicas, resultado de algún “chequeo”, de una mirada seductora y en mayor cantidad, los llamados “infieles”, ya sea porque no pudieron cerrar un ciclo de vida con su anterior pareja, porque no son correspondidos con su pareja actual o buscan desahogar una loca pasión como dice una canción conocida… dejo mi esposa y tu dejas tu marido, para matarnos en ese cuarto de hotel….

Estos moteles tienen tarifas “para todo bolsillo”, como los populares, hasta los “taxi moteles” que cuestan la hora “diez pesitos”. Este rubro puede ser criticado, cuestionado, pero para muchos cumple una función, ya que como seres humanos sexuados, existen fuerzas imperiosas, que necesitan ser canalizadas o descargadas, como la libido, la energía sexual y es precisamente en estos locales que se dan por doquier los actos sexuales; si estos no existieran se podrían ver escenas eróticas “al aire libre” como en calles, pasarelas,  parques, etc.  tal como  se viene dando a conocer últimamente en las redes sociales, a parejas que no pudieron reprimir sus deseos en ese momento,  porque  las “ganas le ganaron al  pudor”  causando el asombro y la incredulidad de muchas personas, para quienes estos hechos fueron considerados escándalos públicos.

El pasado fin de semana, varias instituciones entre ellas el SEDES realizaron una campaña de reforzamiento de los protocolos de bioseguridad en los alrededores del campo ferial, para prevenir los contagios del COVID.

Grande fue nuestra sorpresa que todos los moteles estaban a “full” funcionamiento o como se diría popularmente  a “cama caliente”, ya que se vio a varios autos haciendo fila para entrar a dichos locales o como también algunas parejitas de “a pie”. Igualmente se observó con asombro la presencia de una movilidad de gran tamaño, una flota interdepartamental, que no pudo entrar al garaje y quedó estacionada en el parqueo del motel.

Seguramente por el gran movimiento que ha  causado la presencia de muchos funcionarios, varias  movilidades y toda la logística que se contó para realizar este importante operativo, que a más de una pareja las hemos tenido que incomodar, asustar o “hacer equivocar”, pensando que se trataba de las “parejas oficiales” de algunas de ellas, ya que ninguna de las que se encontraban en dichos lugares, se atrevieron a abandonar el sitio una vez que “cumplieron los deberes o la faena” por temor a ser descubiertos. En todos los moteles se revisó todos los protocolos de bioseguridad para evitar la propagación del COVID 19 y se enfatizó en la oferta de los insumos de prevención como los condones para evitar los embarazos no deseados (con énfasis en gente joven),  las ITS y, sobre todo, el VIH. De esta manera se cumplieron con las obligaciones y competencias del SEDES, en el cuidado de la salud de la población en general.

Queda seguir reflexionando en la necesidad de un proyecto familiar, en todo el sentido de la palabra, replanteando paradigmas, acordes a la calidad de vida que se desea tener a largo plazo, un proyecto familiar que implique respetar la “cama caliente” en nuestros hogares, no solo para mantener los actos sexuales, sino para mantener las verdaderas relaciones sexuales con nuestras parejas oficiales, ¿No les parece?

GÁRGARAS DE SAL

FREDDY ZAMBRANA H:

Psicólogo

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad