Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 21 de mayo de 2022
  • Actualizado 02:03

Hitos del 1 de Mayo y el movimiento obrero en Bolivia

Hitos del 1 de Mayo y el movimiento obrero en Bolivia

El mundo entero celebra cada primero de mayo, el “Día Internacional del Trabajo”. La historia da cuenta que el hombre como transformador de las materias primas en productos terminados de consumo de bienes y servicios, a la par de los procesos productivos y tecnológicos, viene luchando por una justicia social en los diferentes modos de producción de la humanidad. Desde la revolución industrial y ahora pasando por el boom de las transformaciones tecnológicas, los obreros fueron sistemáticamente reemplazados por las máquinas.

Hablar de los trabajadores en Bolivia, es hablar de la historia misma del país, por eso, el homenaje a los caídos en Chicago, es el mismo homenaje a los caídos en Catavi en 1942 o en Villa Victoria un 18 de mayo de 1950; esta conmemoración siempre constituye una fecha de mucha importancia para los trabajadores del mundo en general y para los trabajadores bolivianos en particular.

Hoy a 2022 de la cronología humana, Bolivia en especial tiene una nueva concepción de la administración del Estado, las luchas que pasaron por las diferentes décadas desde el constitucionalismo social de los años 30 hasta los grandes movimientos revolucionarios de los años 50, así como las movilizaciones de los años 2000 con la Guerra del Agua y del Gas, posesionaron a los obreros junto a las comunidades indígenas y campesinas,  de manera organizada en la vanguardia del cambio de rumbo del país. Había que derrotar a los eternos gobernantes de turno, pasando por los liberales con los barones del estaño y terminando en los neoliberales de los año 2000.

Sin duda, el modelo neoliberal ha pretendido desarticular las organizaciones sociales y sindicales de izquierda a su mínima expresión. Si recobramos la memoria, la relocalización minera de los años 80, no fue sino un plan internacional, para terminar con los denominados comunistas rojos, trazado desde el imperio norteamericano, provocando el colapso de la caída de los precios de los minerales, lo cual significó la insostenibilidad de las minas nacionalizadas, bastión ideológico y vanguardista de los trabajadores en Bolivia. Al despedir a miles de trabajadores mineros, se estaba dejando sin bases a la gloriosa Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia, columna vertebral de la Central Obrera Boliviana y consiguientemente debilitada al movimiento obrero.

A partir de ahí, se gesta una nueva forma de lucha, con los movimientos sociales, esta vez bajo la vanguardia del movimiento fabril y campesino con las capas medias de la ciudad, proyectando un nuevo paradigma de defensa nacional y logrando hacia el futuro un cambio y la caída del neoliberalismo. La lucha fabril, junto a sus hermanos de clase, del campo y la ciudad, fortalece las organizaciones sociales y sindicales; consolida la vigencia de nuevas estructuras de clase que no son solo organizaciones de trabajadores asalariados, sino de otros actores que siguen en la lucha con actividades informales y por cuenta propia, que no son sino los extrabajadores mineros despedidos que engrosan las filas de los diferentes movimientos sociales, tanto en el trópico como en todas las ciudades del país, como dijeran los mineros relocalizados, “Al echar a la calle a cientos de miles de mineros, estaban derramando semilla de guerrilleros”, el tiempo les dio la razón.

Actualmente, se avanzó mucho desde el año 2006 en favor de la protección a los trabajadores, generando normas protectivas, pero falta mucho para que ellas sean garantistas.

Respecto al significado socio histórico del primero de mayo, si bien la clase trabajadora presenta siempre demandas por ser esencialmente salarialista, que es el sostén de la familia obrera, debemos plantearnos sinceramente la necesidad de volver a nuestra identidad de clase y conciencia obrara, hay que cuidar este proceso que es del pueblo boliviano, a pesar de los errores se tiene que fortalecer lo que se ha logrado, que es fruto de la lucha obrera y no regalo de ningún gobierno.

Las primeras organizaciones sindicales, particularmente de los trabajadores del campo y mineros datan de las décadas de 1910 a 1940, que empezaron a plantear demandas a los barones del Estaño, como eran los empresarios Patiño, Hoschild y Aramayo. Hoy estamos casi en un proceso similar, porque los obreros no pudieron tomar el poder, aunque la historia les convocó varias veces y pudieron hacerlo, no lograron aún la consigna de los años 60 “todo el poder para los obreros”.

Hitos del movimiento obrero:

•    En 1889, París fue escenario del Primer Congreso de la Internacional Socialista, ahí se decidió declarar que el 1° de Mayo de ese año el “Día Mundial de la Lucha Obrera”, en conmemoración de la “Masacre de Chicago”. En 1890, trabajadores del mundo entero decidieron instituir el Día de los Trabajadores.

•    El 21 de diciembre 1942 y el 18 de mayo de 1950, se declaran el Día del Trabajador Minero y Día del Trabajador Fabril respectivamente, por las masacres los obreros mineros de Catavi y fabriles en Villa Victoria de La Paz.

•    Los actos y celebraciones del Primero de Mayo en Bolivia a comienzos del siglo pasado, nos llevan a hablar de los primeros sindicatos obreros bolivianos.

•    Tuvieron su origen en la minería extractiva del mineral del estaño y en las asociaciones de trabajadores ferroviarios de principios del siglo XIX.

•    Estos sindicatos obreros fueron influenciados por el sindicalismo revolucionario de corte socialista.

•    1919, el Sindicato Mixto de Trabajadores Mineros de Uncía, Catavi, Siglo XX y Huanuni, sindicatos de mayor trascendencia histórica en Bolivia, sostuvieron por su lado cada una, una heroica lucha que culminó con la conquista de las ocho horas de trabajo.

•    Posteriormente, esta conquista sería incorporada a la legislación nacional boliviana en 1944 en un congreso de trabajadores mineros realizado en Huanuni, donde se funda la Federación Sindical de Trabajadores Mineros De Bolivia (FSTMB).

•    La Revolución de 1952 a la fecha, fue el icono más importante del movimiento obrero. Los trabajadores mineros convertidos en la vanguardia del movimiento sindical desde la Revolución Nacional, dirigieron las celebraciones de manera militante, hasta antes de la década del 80.

•    Hoy en día, la relocalización y la coyuntura económico – política de los años 80, obligó a que los gremialistas, los campesinos y reducidos sectores de fabriles y mineros sean cabeza de las celebraciones laborales.

•    Los logros obtenidos por hombres y mujeres trabajadores, por medio de muchos sacrificios, son justos y cabales: seguridad social, reconocimiento a la incapacidad por accidentes o enfermedades, indemnizaciones, jubilaciones, vacaciones, jornadas de ocho horas de trabajo, reconocimiento económico por trabajar horas extras y demás. Pese a ello falta mucho por trabajar y vigilar en temas de derechos laborales.

Por los apuntes históricos, el primero de mayo de 2022 no es un día de festejo, sino de homenaje a los caídos en todo el mundo, por los grandes beneficios de los que hoy gozamos,  porque, nuestros padres y abuelos lucharon por ello.  ¡Honor y Gloria a los obreros masacrados!!!

LEGISLACIÓN LABORAL

FRANK TAQUICHIRI

Asesor laboral de la COD Cochabamba

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad