Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 18 de mayo de 2024
  • Actualizado 16:53

La retórica del gobierno

La retórica del gobierno

El presidente Arce señaló que, pese a la crisis internacional que ha golpeado al mundo, Bolivia ha crecido un 2,21% y tiene un 4% en desocupación, la más baja de Sudamérica. “Son tres años de logros, tres años de grandes desafíos y de victorias que han sido el resultado de tres años de lucha y de trabajo inagotable en favor del pueblo boliviano. Lo que parecía imposible es una realidad”. Arce no recordó que remitió el proyecto de Ley de Presupuesto General del Estado reformulado solicitando recursos adicionales para gastos para el sector público por más de 5 mil millones de bolivianos, esto demuestra que su gestión es responsable de la crisis económica en el país. El Ejecutivo señalaba la necesidad de viabilizar la aprobación de la Ley para que las gobernaciones, municipios y universidades puedan contar con esos recursos y atender de manera pronta los incendios forestales y sequías en el país. 

Por si fuera poco, el reformulado incluía articulados que fueron rechazados anteriormente por la población. Mientras las universidades se declaraban en emergencia, el Director Ejecutivo de la Federación de Asociaciones Municipales de Bolivia, presionaba indicando que “Si no se aprueba la ley, habría diferentes problemas, por ejemplo, con el ítem de servicios personal, pagos de obra. Además, 140 gobiernos municipales han tenido que destinar recursos para contener los desastres y tienen que reponer con el adicional del Presupuesto”. Después de varios rechazos a la ley y tras retirar dos disposiciones que generaban controversia, los “arcistas” lograron que se apruebe el proyecto de ley. 

Sin gas, con una enorme burocracia, con las empresas estatales deficitarias, sin dólares ni oro, sometido por las cooperativas mineras, sin reactivación de la economía, el Presidente todavía se atreve a sostener que estamos en el camino correcto. Debemos vivir en países diferentes. 

Si al Presidente no le va bien al defender el “progreso” boliviano, a Choquehuanca le va peor al sostener que Bolivia lidera a nivel mundial el posicionamiento del vivir bien en armonía con la Madre Tierra. Defiende las leyes y políticas claves para construir el Estado Plurinacional, leyes sobre descolonización, la lucha contra el racismo y la discriminación, la protección y defensa de la Madre Tierra y sobre todo leyes contra la violencia que se ejerce diariamente sobre la Madre Tierra. Sin embargo, el gobierno es acusado de mantener una política extractiva que destruye la Madre Tierra e invade territorios indígenas. 

Para el Vicepresidente, en las Naciones Unidas se “pusieron de acuerdo para empezar a respetar a nuestra Madre Tierra, a nuestra Pachamama”, y dice que la Pachamama dejó de ser objeto y pasó a ser sujeto de derechos. “La Madre Tierra piensa, la Madre Tierra siente, habla y nos alimenta”. La realidad denuncia de manera permanente el modelo extractivista basado en la destrucción de la naturaleza. Mientras el país arde no se atreve a pronunciarse sobre los decretos que autorizan la quema de su “Madre Tierra”. No está enterado de que no es posible mantener la estabilidad de la economía a costa de daños ambientales y sociales.

Es tiempo de cambios y la democracia se fortalece con la alternancia política. Seguro que hay alternativas a un modelo centralista agotado, no se trata de derechas ni de izquierdas, es la búsqueda de respuestas a necesidades insatisfechas, es imposible seguir monopolizando el poder a nombre de unos cuantos para enriquecer a otros tantos. Necesitamos nuevos actores, basta de los mismos. Vicente Cuellar ha removido el sistema político, si las cosas se hacen bien y pensando en todos, puede ser el cambio que estamos necesitando.

TIBURÓN

FERNANDO BERRÍOS 

Politólogo

[email protected]