Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 18 de mayo de 2024
  • Actualizado 21:03

El Pachakuti de la Suiza latina

El Pachakuti de la Suiza latina

El presidente Arce en la sesión de la Asamblea Legislativa, al conmemorar los tres años de su gestión, abordó el trabajo de su administración en varios ámbitos. Señaló entre otros que: “Nos encontramos entre las tres primeras economías de la región, lo que no significa que, como sucede en todos los países, nuestra economía no enfrenta problemas y desafíos, pues nada es lo mismo en el mundo en esta transición hegemónica y postpandemia”. “Nuestro Modelo Económico Social Comunitario Productivo ha demostrado tener una coherencia estratégica, pero a la vez una flexibilidad táctica para acomodarse a coyunturas económicas específicas”. “La estrategia de industrialización con sustitución de importaciones tiene dos líneas convergentes y complementarias: la masiva, con la que estamos aprovechando nuestras potencialidades productivas, y la estratégica, concentrada en el aprovechamiento de los recursos naturales como el litio, minerales, tierras raras, el hierro del Mutún y otros”. “Estamos cansados de la confrontación entre bolivianas y bolivianos, de quienes siembran odio y violencia, de quienes sueñan con nuevos golpes de Estado y acortamientos de mandatos”. “El pueblo sabe que hay grupos e individuos que anhelan que fracasemos y despliegan incesantes campañas con ataques arteros y mentiras de grueso calibre”. “Hemos mostrado que no hacemos política en base a la confrontación. Hemos avanzado junto al pueblo, a quien nos debemos y jamás traicionaremos. Y es que el motor del proceso de cambio fue, es y seguirá siendo la democracia intercultural que combina las democracias representativa, participativa, directa y comunitaria, alejada de cualquier mesianismo”. “Los convoco a mirarnos a nosotros mismos, a que cada cual pueda ver cómo estábamos en 2020 y cómo estamos hoy; que saquen sus propias conclusiones”.

La mentira, según la RAE, es una «expresión o manifestación contraria a lo que se sabe, se piensa o se siente»  “El hecho de comunicar mentiras se llama mentir, y es utilizado por las personas para fingir, engañar, aparentar, persuadir o evitar situaciones”. 

El 13 de enero de 2019, el entonces ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, anunció que a partir del “éxito” con el pozo exploratorio Boyuy X2 se descubrió un “mar de gas” debajo de los departamentos Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija. En un encuentro con corresponsales de medios internacionales, el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, dijo que “un exministro de Hidrocarburos le hizo creer a nuestro expresidente (Morales) que estábamos en un mar de gas. Le dijeron: ‘Estás en un mar de gas’ y era una mentira y hoy, obviamente, estamos pagando los platos rotos de no haber explorado en esos años, en esos momentos”. Fue desentenderse del anterior gobierno del que Arce fue un importante Ministro.

Al final de su intervención, el presidente repitió “No somos cobardes ni traidores”. Si la valentía es una virtud, se entiende que la cobardía es un vicio. Si el mensaje iba dirigido a Evo, se olvida que Marco Antonio Aramayo, exdirector del Fondo Indígena, fue torturado y humillado lentamente durante siete años hasta su muerte en prisión, en abril de 2022 tras denunciar por corrupción a Nemesia Achacollo. O de César Apaza, dirigente de Adepcoca; del gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho; Marcel Rivas, exdirector de Migración, preso en la cárcel desde 2020, la persecución de muchos policías y militares o de la propia expresidente Áñez, presa bajo el invento de un golpe de Estado, o de los más de 300 perseguidos políticos. ¿Acaso las acciones llevadas a cabo de manera artera y cruel no pueden ser catalogadas de cobardes?

TIBURÓN

FERNANDO BERRÍOS 

Politólogo

[email protected]