Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de mayo de 2024
  • Actualizado 09:05

El narcotráfico nuestro de todos los días

El narcotráfico nuestro de todos los días

El vocero presidencial Jorge Richter señaló: “algo que en el país se está mencionando con ligereza y soltura, este tema referido a los peces gordos” y cuestionó las voces que señalan que Bolivia es un “narcoestado”. Dice que se refieren a aquello con mucha “simpleza”. Aclaró que actualmente hay un Estado, débil, pero Estado al fin. Señaló que es importante que el narcotráfico no llegue hasta las instituciones del Estado. 

La captura del “Fantasma”, Jorge Adalid Granier, boliviano acusado de “bombardear” cocaína en Argentina, el asesinato de Rudy Sandoval, supuesto financiador de la campaña del alcalde Jhonny Fernández; las aprehensiones del Gral. Sanabria, del Gral. Nina, comandante de la FELCN relacionado con el Chapo Guzmán y los hijos de este; del Cnl. Mario Fabricio Ormachea, de Gonzalo Medina, jefe de la FELCC Santa Cruz vinculado al clan de Montenegro Paz. La existencia del clan de los Castedo Yáñez, el clan Rodríguez. La captura de Dora Vallejos, "La Reina del Norte"; de Jesús Einar Lima Lobo, del exmayor de la FELCN, Omar Rojas Echeverría y su hermano Alexander comandante e inspector general de la Policía; de Elba Terán, hermana de Margarita, condenada por narcotráfico y cercana al MAS; de Misael Nallar y de muchos otros más, no son de conocimiento del vocero. El ministro Del Castillo desmiente a Richter al señalar que "lamentablemente, el narcotráfico ha permeado a funcionarios dependientes de distintas instituciones”. 

En febrero, 478 kilos de cocaína transportados en una aeronave contratada por BoA desató un escándalo. A principios de enero se incautaron 851 kilos de cocaína boliviana en Paraguay y Chile. En la “Operación Halcón 2”, la Policía de Paraguay incautó una avioneta con matrícula boliviana CP–2038 con 265 kilos de cocaína. Entre el 15 y 17 de enero en operativos en Paraguay y Chile, se decomisaron 586 kilos de cocaína proveniente de Bolivia. El 15 de enero, Paraguay, en el operativo “Aurora”, incautó 420 kilos de cocaína en una aeronave procedente de Bolivia. El 17 de enero, la Aduana chilena interceptó 166 kilos de clorhidrato de cocaína boliviana en Ollagüe. El 6 de marzo, la Policía paraguaya informó que desde el año 2020 se transportó desde Bolivia cerca de 400 toneladas de cocaína en 961 narcovuelos. El narcotraficante Granier, “El Fantasma”, era el principal proveedor de cocaína boliviana para cárteles de droga de Argentina de entre 380 y 400 kilos de droga por cada vuelo. En 2006, transportó 925 kilos de cocaína líquida de  Santa Cruz a Madrid.

A mediados de mayo, autoridades brasileñas y europeas desmantelaron una organización criminal por el tráfico de más de 17 toneladas de cocaína boliviana hacia Europa. El 31 de mayo, Chile desarticuló una banda criminal integrada por bolivianos y chilenos que intentaban ingresar desde Bolivia un cargamento de dos toneladas de droga.

En marzo, el Informe Mundial sobre la Cocaína 2023 de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, dice que la droga producida en Bolivia tiene como principal destino Europa: “Bolivia, un país sin litoral fronterizo con cinco países, funciona hasta cierto punto como país de tránsito, además de país de origen de la cocaína”, versión contraria al ministro de Gobierno que afirma que Bolivia es solo un territorio de tránsito de la droga producida en otros países. El informe revela que grupos como Comando Vermelho y Primer Comando de la Capital operan en el país, incluye a un tercer grupo, “Familia do Norte”. No sabemos qué trata de ocultar el vocero.

TIBURÓN

FERNANDO BERRÍOS

Politólogo

[email protected]