Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 28 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:32

Fuego que alienta el narcotráfico

Fuego que alienta el narcotráfico

Un informe de Monitoreo de Cultivos de Coca de agosto 2021 por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) reportó que entre 2019 y 2020 los cultivos de coca en los parques nacionales Carrasco (Cochabamba), Cotapata (La Paz), Amboró (Santa Cruz) y Madidi (La Paz), el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) y el área natural de manejo integrado Apolobamba (La Paz), se incrementaron en 44%, de 315 a 454 hectáreas, siendo el parque Amboró el más afectado al haberse incrementado los cultivos ilegales de coca en 118%. Estas seis de las 22 áreas protegidas de Bolivia están siendo devoradas año tras año por las plantaciones de coca ilegal y que, pese a las tareas de “erradicación” del gobierno, no se ha logrado disuadir a quienes se dedican a esta actividad. En su informe, la UNODC recomienda al Estado “impedir sistemáticamente la proliferación de cultivos excedentarios en los Parques Nacionales y Áreas Protegidas mediante la erradicación de estos cultivos”. Aquella vez el viceministro de Defensa Social señaló que, de estas 454 hectáreas en los parques nacionales, 300 fueron erradicadas.

Una denuncia concreta de una persona que estuvo por muchos años al interior del parque Madidi alertó que hay productores de coca ilegal que llegaron al parque cerca de la frontera con Perú, que operan cerca de la comunidad Puerto San Fermín y Coco Panza en la provincia Franz Tamayo del departamento de La Paz, todo sin control de la Fuerza de Tarea Conjunta ni de guardaparques, lo que demuestra una zona bien específica de cultivos ilícitos en el Parque Nacional Madidi. La denuncia señalaba que la erradicación no era efectiva y que por el contrario autoridades de alto rango negocian o pactan con los dirigentes de los productores en vez de erradicar sin negociar ni pactar para dar una tregua o una prórroga para erradicar estos cultivos. Se habló de dos años de pausa para que estos puedan producir, cosechar y recuperar su inversión. El denunciante señalaba que “en la embocadura del río Colorado al río Tambopata se puede ver un cocal bastante grande, de unas dos o tres hectáreas de coca que están a menos de un kilómetro del puesto militar adelantado Candía Caballero, más conocido como Colorado. Entonces, nos deja mucho que pensar, porque no entendemos habiendo un puesto militar adelantado, de avanzada en ese lugar, a menos de un kilómetro o un poquito más, puede existir un cultivo de coca en plena embocada del río Colorado. Además de ser un asentamiento ilegal porque eso ya está en el Parque Nacional, una zona de protección estricta sin que haya una acción efectiva por parte de los militares. ¿Por qué no se erradican cultivos de coca que están a escasos metros de un puesto militar?”

El pasado miércoles 25 de octubre durante un recorrido para el trabajo de mitigación de incendios forestales, personal del Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Amboró hallaron plantaciones de coca, avasallamientos y desmontes en las reservas y parques incendiados en el departamento de Santa Cruz, son 20 hectáreas de plantaciones ilegales de coca en esta reserva natural de Santa Cruz. Guardaparques encontraron plantaciones ilegales de coca en las cercanías de las comunidades San Antonio y 15 de mayo de Yapacaní, es decir, en pleno parque nacional. Este nuevo hallazgo generó indignación en Santa Cruz y se afirma que “el fuego y el narcotráfico están acabando con nuestros parques naturales”. La denuncia de que no se deja ingresar a bomberos a áreas protegidas porque esconden siembra de coca ilegal ha sido negada por el gobierno, nada raro sería que nos digan que es para consumo legal pese a que es sabido que esa coca no sirve para el acullico. Enfurece saber el motivo real de tantos incendios.

TIBURÓN

FERNANDO BERRÍOS

Politólogo

[email protected]