Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 25 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:00

La estrategia de promover la pobreza

La estrategia de promover la pobreza

“Ayudando a los pobres va uno a la segura, porque ya sabe que cuando se necesite defender, en este caso la transformación, se cuenta con el apoyo de ellos”, afirmaba hace un año, el presidente mexicano Manuel López Obrador. “No así con sectores de clase media, ni con los de arriba, ni con los medios, ni con la intelectualidad, entonces no es un asunto personal, es un asunto de estrategia política”.

Refleja la generalidad de los gobiernos populistas latinoamericanos y plantea la duda de que si la izquierda del socialismo del siglo XXI tiene un genuino interés político por acabar con la pobreza. La ayuda que otorga a los pobres no sirve para construir formas que en el futuro los ayuden a salir de ese estado, sino que la ayuda que se reparte es para que viva, pero se mantenga dentro los márgenes de pobreza, dicho de otra manera, es preferible darle unos peces ya pescados que enseñarle a pescar, por lo tanto, no se ataca el problema de raíz. 

La controversia va por subsidiar la pobreza o fomentar la riqueza. En términos políticos, son dos posiciones que a la hora de buscar la Presidencia en estos países han servido para posicionar el subsidio a los pobres, que son los más, o los que quieren realmente acabar la pobreza generando riqueza. En términos generales, no hay que analizar las buenas intenciones de los políticos, habrá que analizar cuáles son sus intereses porque actuarán con respecto a esos intereses. 

Para López Obrador, ir a la segura es construir esa dependencia para que cuando se los necesita políticamente ahí estén y esa ya no es una cuestión de justicia social, simplemente es una estrategia política. Dar ayuda a los pobres para imponer un clientelismo con estos, para comprarles su voto, a la larga estos te darán su voto si siguen siendo pobres porque la ayuda será constante, pero asegurando que se mantengan dentro de la pobreza. 

Gustavo Petro, antes de llegar a la Presidencia de Colombia, compartía similares pensamientos, cuando afirmaba que “la izquierda se identifica con superar la pobreza, es decir, que los pobres tengan, pero los pobres cuando dejan de ser pobres y al tener, entonces se vuelven de derecha”.

Si la izquierda tradicionalmente suele marcarse como objetivo acabar con la pobreza permitiendo que la gente tenga y acumule riqueza, es contraria a la propia agenda de la izquierda, porque facilitar acceso a la riqueza, conduce al fracaso electoral, porque los convierte de derecha, de modo que lo único que les queda es promover que los pobres sigan siendo pobres. 

Es un asunto de supervivencia política y Petro va más allá cuando justifica que como no se pueden hacer políticas públicas para hacer pobres, entonces los pobres deben dejar de ser pobres, pero sin tener, sin acumular propiedades, se tienen que enriquecer por otras vías, por el camino de la búsqueda de la felicidad sin poseer riqueza material. Ser feliz sin tener nada para que no te llames pobre, aunque sigas siendo pobre, que tu existencia siga dependiendo de las ayudas monetarias que te trasfiere el Gobierno y al cual se lo debes todo, incluido especialmente tu voto. 

La estrategia política del MAS es una aplicación exacta del modelo al subsidiar la pobreza, porque le interesa que haya pobres, que esos pobres sigan siendo pobres, pero eso sí, dándoles ayuda y una supuesta participación en el Gobierno para que luego se conviertan en votos. Si dejas de ser pobre, pasas a la clase media y si eres de clase media, eres de derecha y si eres de derecha eres imperialista. Esa es la ecuación que se aplica y, lo peor, es que les funciona. 

Por eso debemos promover el cambio. Derrotar ese discurso a partir del cual los azules diseñan su estrategia para perpetuar la pobreza y su presencia en el poder. Sabemos que no solo es posible, es necesario.

TIBURÓN 

FERNANDO BERRÍOS

 Politólogo

[email protected]