Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 16 de junio de 2024
  • Actualizado 17:08

La derechización del MAS

La derechización del MAS

El vocero presidencial Jorge Richter, en una columna del periódico Los Tiempos, cita a José Julián Martí Pérez, un político cubano, para analizar la derechización del Proceso de Cambio y entre otras consideraciones copia: “Hombre es el que le sale al frente al problema, y no deja que otros le ganen el suelo en que ha de vivir y la libertad de que ha de aprovechar. Hombre es quien estudia las raíces de las cosas. Lo otro es rebaño…” Y llama la atención que esta reflexión sea la base para afirmar que “el Proceso de Cambio está dejando de ser un proceso y tampoco conlleva ya el cambio”, o “¿cuánto podría perdurar el Proceso de Cambio sin transformarse en un hecho burocratizado y signado por las luchas de poder que lo desnortan y lo exponen a una derechización sin punto de retorno?” Lo que lleva a pensar que la cita no señala a la masa masista que más parece estar del lado del “rebaño” que del hombre que ha de salir a enfrentar el problema o ha de pelear por el suelo donde va a vivir. 

Suena promisorio que el vocero asegure que al derrotar el histórico antagonismo con aquellos sectores de hegemonías dominantes que permitió una unión que facilitó la transformación de los movimientos sociales en un movimiento político para construir el Estado Plurinacional, ahora el proceso esté dejando de ser histórico y que está lejos de su conceptualización originaria. Si bien el Estado actual fue la construcción de un colectivo social, ahora estos se hallan enfrentados despedazando el MAS con prácticas que él llama, “propias de la derecha más exaltada e intransigente”. Ergo, el MAS, de ambos lados, ahora es de derecha. Imposible pensar de nuevo en la construcción social, es un ciclo agotado y pronto a culminar. Las demandas históricas de inclusión y de reconocimiento de una sociedad marginada, han dejado de ser temas centrales, ahora se ha retornado a una corriente tradicional de la hechura política con prácticas de derecha, ¿Revolución? Ya no existe como proceso. 

Y menciono la publicación del vocero porque en el análisis, este olvida que las últimas acciones del gobierno han ido en contra del hombre que hace a este país, incluidos los del MAS, y uno de ellos es el Decreto Supremo 5143 que mete mano a la propiedad privada so pretexto de mejorar Derechos Reales, pese a que Arce nuevamente se escuda consultando a sus aliados del Tribunal Constitucional para no revertir su inconstitucional decreto. No es la primera vez que el Estado utiliza normas aparentemente buenas con fines oscuros. Cuando el sistema de gobierno empieza a depender de decisiones arbitrarias e inconstitucionales, la democracia está en riesgo. Olvidan la condición fundamental en un Estado de Derecho, autonomía e independencia de los órganos del poder, no puede haber subordinación de ningún órgano, no puede haber un suprapoder. No se puede gobernar a punta de decretos, sentencias y autos constitucionales, estamos al borde sostenible del funcionamiento de los órganos del poder y del sistema de gobierno. Mientras tanto, el sistema judicial boliviano se hunde irremediablemente, desde el año pasado hay un consorcio de actores políticos con el Tribunal Constitucional Plurinacional y algunas salas constitucionales, no hay la más mínima voluntad política para cumplir con el mandato constitucional de realizar la elección de autoridades judiciales.

Para Norberto Bobbio, la diferencia entre izquierda y derecha se encuentra en la manera en la que se trata la idea de “desigualdad”. La derecha piensa que las desigualdades son y serán imposibles de eliminar, al punto que ni siquiera se debe perder el tiempo en pensar en políticas y alternativas para lograr la imposible igualdad, sino en fórmulas para la convivencia entre desiguales. Ese es el fracaso de la política del MAS, nunca buscó la igualdad, utilizó el discurso para convertirse en una casta política de derecha.

TIBURÓN

FERNANDO BERRÍOS

Politólogo

[email protected]