Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 03 de diciembre de 2020
  • Actualizado 20:13

La hora de la izquierda chilena

La hora de la izquierda chilena

Consolidado el golpe de 1973, los partidos de oposición, que habían colaborado con el mismo, buscaron a Pinochet, creyendo que algo les tocaba a ellos. Pinochet fue inflexible y les dijo que su generación ya no vería elecciones en Chile y que los registros electorales acababan de quemarse. Para tratar de formalizar esta visión, la dictadura impuso una nueva Constitución en Chile, en pleno estado de sitio, en 1980.

Esta Constitución fue reformada varias veces -33 veces-, pero se mantuvo viva, principalmente las normas neoliberales vinculadas a las privatizaciones, consistentes en el mantenimiento del modelo neoliberal, incluso después del fin de la dictadura. Es esta Constitución la que ahora está llegando a su fin, con la decisión mayoritaria de los chilenos en el referendo convocado luego de un año de las mayores movilizaciones populares que había conocido Chile. Esas grandes movilizaciones empezaron en octubre del 2019. En noviembre se firmó un documento que proponía la convocatoria a la Asamblea Constituyente, proceso en el cual el Frente Amplio, principal fuerza de la nueva izquierda, tuvo un rol fundamental. La nueva izquierda se caracteriza por su crítica al carácter conservador que tuvo la transición de la dictadura a la democracia, marcado por herencias del régimen de Pinochet, por los rasgos supervivientes de la Constitución y por el mantenimiento de la Concertación – alianza entre el Partido Socialista y la Democracia Cristiana – del modelo económico neoliberal. La propuesta encontró resistencias, no solamente de la derecha, sino también de movimientos sociales, mientras que el Frente Amplio – un conglomerado de varias organizaciones de izquierda – tuvo un rol fundamental en la iniciativa. El Frente Amplio es presidido por la periodista Beatriz Sánchez, que fue candidata a la presidencia de Chile en las elecciones del 2017 y tuvo más del 20% de votos, casi llegando a la segunda vuelta. Ella se proyectó así como la principal dirigente de la izquierda chilena (...). El Frente Amplio emerge del referendo con amplio espacio para consolidar su fuerza, especialmente por la convocatoria a una Asamblea Constituyente que será elegida en abril por el voto popular. Es la posibilidad concreta de renovación radical de la vida política chilena, con la elección de una nueva generación de representantes políticos, aun más porque la mitad de la Asamblea será de mujeres – un fenómeno único en el mundo-. El plebiscito cambia mucho el escenario político chileno, profundizando la crisis de los partidos tradicionales, tanto los de derecha, como los de la Concertación, abriendo espacio para una renovación radical (...).

 

FORO

EMIR SADER

Sociólogo

página12.com.ar