Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 25 de enero de 2022
  • Actualizado 09:08

Decisiones y momentos de un joven boliviano

Decisiones y momentos de un joven boliviano

Estamos hechos de decisiones y momentos. Estas dos bellas palabras son las que representan el universo que existe en cada persona... el suspiro de alguien mirando al cielo, la risa de un niño en el parque, el llanto de un padre, el joven soñador o mejor aún, la mirada penetrante de uno mismo frente al espejo cada mañana. Si deseas conocer realmente a alguien, es solo cuestión de un perfecto e interminable café. Y qué mejor si lo tomas contigo mismo. 

Era octubre de 2019, cumplía 29 años y decidí irme del país para continuar mis estudios doctorales en búsqueda de mis metas de aquel entonces; subiendo aquella montaña tan anhelada que venía escalando. Estando ya en tierras ajenas a la mía, y sumándose a esto un virus desconocido - no planificado en mi caminar -, se desequilibró mi norte y tomé nuevamente una decisión basada en mi nuevo ser, buscando un equilibrio con cimientos firmes en el sentido más amplio del amor y la esperanza de escalar nuevas montañas. 

Estando de vuelta en Bolivia (junio del 2020), en aquel bus con puro jóvenes embarbijados que dejaron el país por aspiraciones similares a la mía, recuerdo claramente una señora mayor que muy tiernamente, pero con mucha firmeza y sabiduría, se levantó y dirigió a todos nosotros una hermosa reflexión, quebrándose al decir: “...el país depende de ustedes”. Aquel momento me marcó, viniendo inmediatamente a mi mente mi familia, mis estudiantes y mi país.  

Todos podemos generar notas musicales en un piano. El mismo emitirá tecla a tecla sonidos que si no son trabajados de forma conjunta, no tendrán armonía alguna y menos un sentido o sentimiento. Cada uno de nosotros tiene un rol, e incluso tal vez más de uno, pero si no trabajamos en comunidad, no trascenderemos como unidad.

Depende de cada uno identificar el piano, las teclas y la canción a ser tocada; pudiendo ser tu vida, tu familia, tu trabajo, tu emprendimiento, tu país o tal vez todas ellas. Sin perder la esperanza ni la paciencia en este corto momento en que nos toca vivir y decidir. Al final, nada está escrito. 

“No puedes conectar los puntos mirando hacia adelante, solo puedes hacerlo mirando hacia atrás. Así que tienes que confiar en que los puntos se conectarán de alguna forma en el futuro” (Steve Jobs).

CONSTRUIR COMUNIDAD

EDWIN CALLA DURANDAL

Director de Carrera de Ingeniería Mecatrónica Coordinador de Ingeniería de Internet de las Cosas

[email protected] 

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad