Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 27 de enero de 2021
  • Actualizado 13:20

Vuelve el fútbol, pero la crisis persiste

Vuelve el fútbol, pero la crisis persiste

Tras un crucial acuerdo, el fútbol profesional volverá a los estadios del país este fin de semana después de más de ocho meses de suspensión, medida que fue impuesta el 16 de marzo para evitar la propagación del coronavirus, cuando apenas se disputaba la fecha 12 del torneo Apertura.

Bolivia es el último país de Sudamérica que retomará esta actividad, cuando falta poco más de un mes para que acabe la presente gestión. Aún así la noticia es buena para todos los fanáticos del balón pie y los clubes.

El problema que se tiene en el torneo Apertura es el reflejo del estado en que se encuentra el fútbol en el país, donde, lamentablemente, se anteponen los intereses de algunos clubes y dirigentes en desmedro de una disciplina deportiva que no solo mueve millones de bolivianos, sino que también genera ingresos a miles de familias.

La crisis en el fútbol nacional se arrastra desde hace varios años. Ya en la gestión del extinto expresidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) Carlos Chávez se "destaparon" varios hechos de corrupción y, desde ese momento a la fecha, los problemas se fueron sumando. Los clubes se vieron perjudicados y, por ende, la Selección Nacional.

Este año, los equipos que participan en la Profesional fueron perjudicados por el mortal coronavirus,  porque al suspenderse el torneo Apertura dejaron de percibir ingresos por la venta de boletos a los estadios, por la publicidad y, sobre todo, por la venta de los derechos de televisión. 

A eso, se sumó la muerte del presidente de la FBF César Salinas, el 19 de julio, lo que desató una verdadera "guerra" entre algunos dirigentes, quienes  llegaron, incluso, a estrados judiciales por quedarse con ese cargo.

Esa situación generó una fractura entre los clubes que se dividieron en dos facciones: unos apoyaban la gestión de un dirigente de la FBF, mientras que los otros se inclinaban por el cambio y nuevas elecciones.

La Selección Boliviana, cuya base está en los clubes nacionales, es el fiel reflejo de la crisis y disputas que hay en la dirigencia y en el fútbol en general, porque, incluso, hay problemas en las divisiones menores.

Al fin, luego idas y venidas, los mandamases de los clubes lograron acuerdos para que se retome el torneo Apertura. El balón volverá a rodar este sábado y se prevé que el 31 de diciembre se conozcan a los equipos que representarán al país en las copas Libertadores y Sudamericana.

Si bien los equipos volverán a la cancha, pero sin público, eso no significa que los múltiples problemas que existen  ya fueron resueltos, solo hay una pausa. Esperemos que de una vez por todas se dé paso a una transformación, porque no se puede seguir arrastrando una crisis que solo genera malestar y perjuicio al deporte de multitudes.

Soluciones

Urge que las denuncias que involucran a algunos dirigentes sean investigadas y que los problemas en el fútbol sean solucionados.