Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 29 de octubre de 2020
  • Actualizado 22:21

Viviendas para mujeres

Viviendas para mujeres
Contar con una vivienda propia continúa siendo uno de los mayores problemas para miles de familias bolivianas, más aún para mujeres que por diferentes circunstancias se han convertido en padre y madre de un hogar y no cuentan con los suficientes ingresos para acceder a un crédito. Sin embargo, esta situación podría cambiar en la medida que el Gobierno cumpla con el convenio que hace unos días firmó con la Fundación ProMujer IFD.
El acuerdo suscrito entre ProMujer y el Viceministerio de Vivienda y Urbanismo, da esperanza para que muchas mujeres puedan acceder al Fondo de Garantía para el Crédito de Vivienda Social y Solidaria (Fogaviss). “Esta iniciativa nos permitirá facilitar el acceso de las mujeres de escasos recursos a la compra, mejora o construcción de vivienda para beneficio de sus familias”, señalaba el gerente general de ProMujer Bolivia, Mauricio Viscarra.
Sin duda, el convenio es interesante y beneficioso, pero deberá ponérselo en marcha lo más pronto posible para alcanzar los objetivos planteados y sentar un precedente para que el próximo gobierno que sea elegido en los comicios generales del 18, dé continuidad al mismo.
De acuerdo a las normas que rigen el funcionamiento del Fogaviss, los créditos para la vivienda social y solidaria pueden tener entre cinco años de plazo para remodelación y entre 20 y 30 para construcción o compra, dependiendo de la edad del solicitante. Los montos alcanzan a 70 mil bolivianos para la remodelación, 150 mil para la autoconstrucción y 230 mil para la compra. El requisito principal exigido a quienes quieran acceder al beneficio es no contar con una vivienda propia y que sus ingresos mensuales no superen los tres salarios mínimos, equivalentes a 6.366 bolivianos.
Estos son requisitos imprescindibles que deberán cumplir las mujeres que deseen beneficiarse del crédito, que desde todo punto de vista son ciertamente posibles.
Nos parece importante que por primera vez se ponga énfasis en el género femenino y se piense exclusivamente en este sector, que lamentablemente es relegado. Es tiempo de dar oportunidades, pero que sean factibles y tiendan a solucionar uno de los mayores problemas que tienen, sobre todo, aquellas madres que cumplen un doble papel en el hogar.
Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en Bolivia el 34.6% de las mujeres con hijos son jefas del hogar, es decir que 789.225 trabajan para mantener solas a sus familias. La institución registra que en el último periodo intercensal (2001 – 2012) esta cifra creció en 16%.