Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 29 de octubre de 2020
  • Actualizado 21:28

Violencia en campañas

Violencia en campañas

La campaña con miras a las elecciones generales del 18 de octubre comenzó oficialmente el viernes y, hasta el momento, se reportaron más de 10 hechos violentos entre simpatizantes y militantes de diferentes organizaciones políticas y ciudadanos de a pie, que expresaron su malestar con algunos binomios presidenciables.

El fin de semana, que es aprovechado por los frentes políticos para  salir a las calles y tomar las plazas y plazuelas para dar a conocer los planes de gobierno y “conquistar” el voto de los electores, se ha convertido en un espacio  para que se registren agresiones verbales y físicas.

En Cochabamba, por ejemplo, el sábado un grupo de militantes del Movimiento Al Socialismo(MAS) y vecinos de los alrededores de la plazuela 4 de Noviembre (zona norte de la ciudad) se enfrascaron en una “pelea” verbal  y, luego de los insultos, llegaron a los enfrentamientos.

Bolivia está viviendo momentos críticos y complicados, por lo que, ahora más que nunca, no se puede permitir ni tolerar ningún tipo de manifestación violenta. No es posible que apenas arranca la campaña electoral ya se tenga denuncias de agresiones verbales y físicas entre seguidores de uno u otro candidato que pugna por llegar a la Presidencia del país para gobernar los próximos cinco años.

En La Paz y Oruro es donde se reportaron más casos de violencia, pero también se dieron ese tipo de acciones en El Alto, Santa Cruz, Sucre y Potosí.

El tiempo destinado para la campaña es relativamente corto, apenas un mes, por lo que las organizaciones políticas en carrera electoral deberían aprovechar para dar a conocer sus propuestas en los espacios permitidos, ya que debido a la pandemia del coronavirus hay una serie de restricciones que hacen de este proceso electoral algo sui generis y diferente a los anteriores.

Esas manifestaciones violentas preocupan a organismos internacionales que hacen seguimiento a lo que pasa en Bolivia, es el caso de la Misión en Bolivia de la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) que expresó su preocupación por lo que está pasando en las campañas.

Por su lado, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) exhortó a conservar los principios que deben caracterizar el tono pacífico de las campañas electorales.  “Bolivia requiere que la elección de 2020, crucial para el afianzamiento de la democracia en el país, se cumpla en un ambiente de tranquilidad en todas sus etapas, en particular la campaña”, dijo el Órgano Electoral.

Las organizaciones políticas más afectadas por acciones violentas son el Movimiento Al Socialismo, Comunidad Ciudadana, Creemos y el Frente Para la Victoria.

Es momento de que todos los bolivianos demuestren madurez ciudadana y que los políticos hagan todos esfuerzos para evitar que la campaña electoral y las elecciones sean marcadas por la violencia. Vivimos en democracia y debe primar el respeto y la tolerancia.